Blogia
kostra

La Zona Muerta

LA METAMORFOSIS DE KAFKA. EL VIDEOJUEGO

La historia es de sobras conocida por todos: 1924, Sanatorio de Kierling, Viena. Un tuberculoso Franz Kafka le susurra la última voluntad al oídoa su amigo Max Brod desde el lecho de muerte. En su último estertor, Kafka le pide que queme todos sus manuscritos y le advierte que si algún dia se le ocurre publicar algo, le caneará desde el más allá.

Ni que decir tiene que Max Brod desoye las palabras de su larguirucho compañero de juergas universitarias, ve que ahí hay pasta y publica todos y cada uno de los manuscritos inéditos del amigo Franz (hasta la lista de la compra del Lidl, editada bajo el nombre de "Descripción de una lucha"), encumbrándolo así como uno de los mayores genios de la literatura universal.

Con algunas licencias dramáticas, por eso de hacer más llevadero y jovial el artículo, eso es lo que realmente ocurrió. Pero, ya nos conocen, en esta santa casa nos gusta reescribir la Historia y revestirlade tintes bizarro-épicos. Entremos entonces en el terreno de la especulación más peregrina y gratuita: Y la pregunta es: ¿Qué hubiera sucedido si Max Brod no se hubiera limitado a explotar el legado de Kafka por las editoriales más de lo que se ha hecho con cualquier papel garabateado por Kurt Cobain y hubiera tenido los santos bemoles de vender los derechos de la celebérrima Metamorfosis a los pollos de Capcom?

Y ustedes dirán: "¿Y qué coño me importa?" "A mí como si se mete un Huevo de Fabergé por el culo."

Bueno amigos, lo quieran o no, la cosa hubiera salido más o menos así: (No sé si será de recibo utilizar esta moderna y desenfadada nomenclatura tratándose de una obra de tal calibre pero, qué coño: contiene spoilers).

Interior. Día.

Plano americano de una máquina recreativa (si es eso posible) En una grasienta pantalla pixelada a 32 colores puede degustarse la siguiente Intro: "Capcom Presents: Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Insert Coin".

Le echas cinco duros a la máquina de marras y, joystick en ristre, tomas el control del monstruoso Gregor Samsa. El botón A es patada y el B salto. Pulsando los dos botones a la vez haces el "poder" que consiste en patada voladora de 360º de una cucarahca iracunda y licenciada en derecho.

La primera pantalla (como el 90% del juego) transcurre en la habitación de Gregor y el target es tratar de levantarse de la cama sin perder una purulenta patita (Truco de la Hobby Consolas: arriba, arriba, derecha, A y dos veces B) Una vez conseguido, ya puedes andar a tus anchas por la habitación. A la manera del Gran Theft Auto, un icono de movimiento te indica en cada momento la situación exacta del insecto.

Por lo general, el manejo del juego es bastante intuitivo pero no está exento de algunas dificultades intrínsecas a la trama. No en vano, ser un tío normal y, de la noche a la mañana, convertirse en cucaracha es más raro que ser del Borussia de Dortmund.

A la manera del Final Fight, Samsa puede interactuar con el entorno y destrozar el mobiliario de su funcional morada de sobrio estilo Austro-Húngaro. Al descoyuntar la mesa camilla o el armario, Gregor puede coger objetos tales como tuberías o chuletas de cerdo para golpear a los contrincantes o subir el nivel de vida respectivamente.

Si en el Final Fight los malos (bendito maniqueísmo) tenían nombres de trasnochados músicos de hair rock angelino ("Slash" "Axl"...), en La Metamorfosis, responden a nombres tales como "Hautpmann", "Hesse", "Musil" o "Rilke" (el émulo de "Andore" de las letras germanas).

Después de pasar a cuchillo a unos cuantos indeseables, llega el primer Boss. El primer enemigo de final de fase es el apoderado de la compañía de seguros en la que trabaja Gregor. El tío se persona en casa de los Samsa cuando se percata de que nuestro héroe no ha fichado en la oficina a la hora que debía y llama a su puerta con aviesas intenciones. Nada que una patada voladora no pueda solventar.

Una vez superado el escollo, se pasa a la Fase 2 y, para entonces, en chez Samsa el ambiente está más cargado que el Tozudo de MB.

En la segunda fase, aparece la siempre jugosa posibilidad de un Player 2. Tras un indecoroso insert coin de otros cinco duros, el segundo jugador toma el mando de Grete, la hermana menor de Gregor. Su misión no es la de rijostiar a todo ser viviente que se cruce en su camino, sino que debe abastecer a Gregor del alimento necesario para que éste pueda proseguir con su misión. Grete se convierte en una suerte de nave nodriza o Hermanita de la Caridad que debe superar innumerables obstáculos hasta entrar con las viandas intactas en la habitación de su maltrecho hermano. Algo así como la cursa de camareros de Barcelona que, una vez al año, le encuentran la gracia a eso de ir corriendo con una bandeja de cañas Paseo de Gracia abajo.

Por desgracia, la fraternal comunión dura menos que la carrera musical de Enrique Anaud y pronto Grete se cambia de bando. Es entonces cuando el ogro de su padre invade la habitación de la cucaracha y, en un arrebato digno de la chusquera Ley Corcuera (patada a la puerta), empieza a retirarle los muebles con más mala leche que Mike Tyson recién levantado. Patada voladora mediante, Gregor puede salvar el sillón y montarse con él una barricada en plena habitación.

Después de la siempre sufrida pantalla de bonus, es el turno de la Fase 3. En ella Samsa toma una decisión crucial, le entra un apretón y debe cruzar la sala de estar para llegar al excusado. La excursión se convierte en una odisea y sale más mal parado del paseo que M.A a su paso por El Gran Juego de la Oca. El caso es que el Sr.Samsa, hecho una hidra al ver a su primogénito de semejante guisa, le lanza un manzanazo con la fuerza de un obús. La fruta del deseo se incrusta de mala manera en el caparazón de Gregor, completando así un episodio más desagradable que tragarse un bocadillo de alcaparrones con mermelada de albaricoque y pan integral.

El manzanazo le quita media barra de energía al bueno de Gregor y, como no le pidas al tío de la riñonera cuatro monedas más, estarás herido de muerte. Así las cosas, Gregor se retira a la habitación y llega el sangrante momento del Game Over. Entonces ya sabéis lo que toca: Continue? 10-9-8-7-6 Insert Coin 5-4-3-2-1... todo esto ante el pavoroso y pixelado rictus de un Gregor maniatado y soplando a un cartucho de dinamita.

Esta es, a grandes rasgos, la trama del Videojuego. Les brindo ahora unos cuantos datos técnicos del jueguecito de los cojones. El motor gráfico del juego es el mismo utilizado en el Banananoid de la Atari y, por ende, las extremidades de Samsa se mueven menos que el Ser de Parménides.

Por eso de "La Cucaracha", Mariachi Jalisco (sí, los mismos que te atragantan la comida en La Cantina del Port Aventura) ha compuesto ex profeso una banda sonora para el juego; es decir, son exprofesionales que ahora componen por un poco de jaco.

El problema de los 8 bits radica en que el sonido no es todo lo deseablemente nítido y, durante todo el juego, no se oye más que un aterrador gruñido, muy parecido a aquél grito de Belzebu que sonaba cuando marcabas un gol en el Italia 90.

Bien amigos, después de leer tamaño despropósito, supongo que habrán aprendido la lección. La moraleja es: No os fiéis de los amigos en el lecho de muerte. Pedir un favor en tales circunstancias puede resultar más peligroso que los lavabos de una estación de autobús. Así que ya saben, no se mueran nunca o elijan muy bien sus amistades. Nunca sabes cuándo te la pueden meter doblada.

________________________________________________________________

Inclasificable agrupación de palabras perpetrada por M.A. Berrakus desconocemos hasta las cejas de qué psicotrópica sustancia, pero le preguntaremos que dónde la venden. Palabra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Martes y Trece: ¡HAPPY HAPPY SHITDAY, FRIENDS!

Hoy es día martes y es día trece, y si eres incauto y supersticioso y se te ocurre que los juntas a los dos y los dices seguido y de corrido, tal que así, "martesytrece", y luego te da por pasar por debajo de una escalera, ¿qué ocurre?..., pues que te electrocutas fijo, ya que en lo alto de la dicha escalera había un técnico de Teléfonica cateto que cortó el cable que no era y metió el destornillador donde no debía. Era, pobriño, su primer día... y el tuyo tú último, de día, que ya la diñaste, te fuiste, previo corrientazo trapero, todo alma pecaminosa y pellejo requemado, infierno abajo.

A falta de escalera o técnico cazurro cabe también lo de embarcarse, en chalupa o barquichuela, e irse uno a tomar por saco a los dominos de ese tal Neptuno, el barbas del tenedor gigante. Aconsajable es en este caso, pese a todo, hacerse con un buen neopreno, que con lo frías que están las aguas en estas dichosas fechas, y en general la entera vida, no es cuestión, de, amén de estirar la pata por la lógica falta de oxígeno, traspasar además el umbral con una pulmonía del quince que para qué les cuento, que seguro que allá arriba -o allá abajo, que no os engañéis, tanto da que da lo mismo, monta tanto como monta, Azazel como San Marcos, que en uno y otro lugar, Infierno o Paraíso, es a ti, muerto infeliz, a quien siempre le acaban dando, y mejor no especifico orificios-, segurísimo, como decía, los penicilíticos cuestan una bestialidad, y no están ya las cuentas corrientes a estas alturas como para semejantes hielos.

De lo de casarse, maridarse, condenarse en definitiva, como veis, no digo nada, puesto que aunque no pongo en duda que los quedan todavía, y no pocos, que le encuentran alguna gracia y/o utilidad a eso de liquidarse en vida papeles y alianzas de por medio, ninguno empero, ya lo sé, se atrevería a cometer tamaña barbarie en día laborable, que quién narices iba a ir entonces al convite, y de no ir, los invitados, me refiero -leánse también "primos"-, a ver cómo coño nos pagamos el lujazo del Polvo de Miel en Punta Cana.

 

De todos modos los mejores martes y trece fueron los cómicos, el par de idiotas, Josema y Millán, que de tontos, ojo, nada de nada; pero eso sí, cuando al principio, cuando hacían gracia, que no andaban todavía quemados, ni churrascados, porque se cuidaban mucho los muy pillos de no pasar escalera alguna por debajo ni mucho menos acercarse a ningún experto en telecomunicaciones... Estoy hablando de cuando lo de Encarna de Noche y las empanadillas haciéndose en la mili de Móstoles, o lo del detergente Gabriel y cómo de grande el paquete de su marido, y lo del Café Tacilla, y el Lauren Postigo (en paz descanse el angelico y lo anchos que nos quedamos aquí tantos), y aquello de "¡Ole!, ¡ole!, ¡quéarte tiene... queere u mosstruo... ¡Ere u mosstruo de fea, cabrona!" A partir de ahí ya ni puta la gracia, ni falta que hacía oigan, porque a cada cual lo suyo, y al César lo que es del César, y ya que estamos, pues eso: "¡Ave, César!, que los que van a morir... pues... pues que se jodan..."

 

Y bien jodidos... del primero al último, que somos todos -como Hacienda, si hubiese Dios, pero me da a mí que no...

Y que conste que esto, lo de que os jodáis y todo eso, os lo dice uno que si hoy fuese marzo cumpliría años, pero no, no soy acuario, que soy lo de los dos pececillos enroscados id a saber vosotros haciendo qué guarradas, el 69 como poco... Pero sí en cambio nací un trece y un martes, y encima las dos cosas de golpe, que tuve que salir impaciente y tocaplacentas a más no poder, que no me podía esperar, como cuando te meas y oyes agua bajar; así que algo sé de infortunios y malfarios, un poquito bastante, que ya os lo dije ayer, que tengo una amante devota que nunca me suelta, la muy perra, y que se llama Suerte, es verdad, pero de la otra, de la Mala, de la que nunca se acaba, que ya la quisieran para sí los conejitos tamborileros y cabrones de Duracell...

De modo que henos aquí todos un día más, martes y trece para más inri, congelados de frío y bien jodidos la mayoría, leyendo esto; ¡menuda basura!, que hasta un menda, que la está escribiendo, soy el primero que lo reconozco, que es una completa mierda; pero que al menos sirve de entreno, incluso de receta, o de lección, como queráis..., sobre cómo se puede sacar uno un post de la manga cuando no tiene nada, que contar ni que escribir, y está ahí pensando y pensando, perdiendo el tiempo, como de costumbre, y entonces ¡zas!, va y se le ocurre, como el que no quiere la cosa, echarle un ojo al calendario...

_______________________________________________________________

By The Vaugan

"PERDIDOS": Los Misterios Más Bizarros de la Serie

Dejémonos de intelectualismos vacuos; "Perdidos", 'Lost' para los anglófilos, mola.

En cierta manera, el hype televisivo de la temporada es como los Simpsons; la serie funciona a varios niveles. Puede agradar por igual al gañán pelocenicero que gusta de aventurillas tropicales y que, a la postre, empatiza con el robinsón heroinómano, que al lector de Kierkegaard que ve en la serie algo más que extraños monstruos y tías en bikini.

En mi modesta opinión berraka, las aventuras, los teje manejes, las intrigas, los fenómenos paranormales y, en definitiva, los misteriosos avatares de los supervivientes en la isla son sólo la parte más superficial del cotarro; el llamado McGuffin Hitchcockiano (no confundir con un desayuno del McDonald’s); a mi entender, lo realmente interesante es la parte latente del metraje que lentamente, con el devenir de los capítulos, va aflorando. Me refiero al entramado de relaciones interpersonales que se establece en la isla y a la humanísima posibilidad de que cada superviviente muestre sus grandezas y miserias personales.

 

 

Destacar también que la trama está perfectamente hilvanada y que el ritmo de la serie es el idóneo. Por fin nos topamos con un equipo de guionistas despiertos e imaginativos; hasta los huevos estábamos de borderlines inventando historias absurdas y estupidizantes.

A esto debemos añadir un estupendo trabajo de cásting y unas buenas interpretaciones que dan como resultado unos personajes carismáticos a la par que entrañables. Pero bueno, no nos pongamos tan serios que esto es la puta VideoArena y no el Dirigido Por.

El que todavía no haya visto "Perdidos" puede ahorrarse este artículo. Aquí para spoiler ya tenemos a Digestivo Rennie, yo no pretendo joderle la serie a nadie. Por eso mismo debo advertir y advierto que un servidor sólo ha visto la primera temporada y parte de la segunda, así que como a alguien se le ocurra destriparme algo de la historia, su entrepierna lo lamentará eternamente.

 

Pues eso, que la serie está de puta madre pero, ya nos conocen, en esta santa casa somos unos malnacidos y disfrutamos sobremanera tocando los cataplines y sacándole punta a cualquier asunto que tenga la desgracia de cruzarse en nuestro camino, nos guste o no.

Es por eso que después de videar la primera temporada (aquí siempre tarde y mal, amigos) unas cuantas dudas afloran en mi enmohicanada cabeza:

1) ¿Por qué a todo el mundo le suda el pecho? ¿Se han fijado en las camisetas del personal? Siempre hay una desapacible roncha de sudor en los pectorales de nuestros sufridos robinsones. Ni que decir tiene que el fenómeno es unisex. ¿Tan poco se transpira en la jodida isla?

2) Si hay un oso polar en la isla ¿es posible que en la otra costa del peñasco exista un Rio León Safari a pleno rendimiento y nuestros héroes no se hayan percatado?

3) ¿Está Oceanic Airlines en la lista negra de compañías aeronáuticas de alto riesgo junto a disparates tales como Kinshasa Airways, Virunga Air Charter, Malila Airlift o Ariana Afgani Airlines? Y yo que pensaba que los australianos eran gente competente.

4) ¿Si juegas a la BonoLoto con los números de Hurley, Julio José Iglesias sacará nuevo disco?

5) ¿Está John Locke implicado en aquel turbio asunto de las Paraolimpiadas de 2004 en que un grupo de desaprensivos se hicieron pasar por paralíticos para ganar el oro en basket?

6) ¿Utilizó alguna vez Sayid como método de tortura, en alguna húmeda celda iraquí, el videado por parte de los interrogados de “Pickfair 5619, Hollywood”?

Aquí acaba este artículo a la espera de que ninguno de los ejecutivos de la serie "Perdidos" se haya sentido ofendido por haber insinuado mínimamente que las medidas higiénicas de la isla no son las óptimas. Como se ha puesto de manifiesto últimamente, nunca llueve al gusto de todos (elegante eufemismo para decir: Al que no le guste la mierda que hacemos que se vaya a tomar por culo) Los más informados adivinarán a quién va dirigido esto. Los demás ya saben, trufen esta, su VideoArena de sensatos y eruditos comentarios. _____________________________________________________

Este post no es más que otra prueba fehaciente de que M. A. Berrakus, y cómo él no sé cuántos mil más, está infectado hasta el tuétano por el virus "Lost", al que algunos pocos, empero, nos preciamos mucho de ser inmunes, juas, juas!!!

'PICKFAIR 5619 HOLLYWOOD': Un Flaco Favor a Bela Lugosi

Allí estábamos, en Sitges 2006, dispuestos a fagocitar toda la mierda que nos pudiera ofrecer Brigadoon, la sección gratis y casposa del festival y, por ende, la que más se ajusta a nuestras exigencias.

 

Nos habían vendido la cosa como un homenaje a Bela Lugosi y la VideoArenA no podía faltar a la cita. Allí estábamos, puntuales como pocas veces y expectantes ante el film que íbamos a videar.

Pillamos asiento y vemos que el ínclito Paul Naschy se sienta en la mesa de presentaciones. “Bien, bien, esto marcha” nos decimos con una pícara sonrisilla en el rostro. El organizador de Brigadoon dice que la peli le ha impactado muy hondamente, que le ha llegado (a nosotros nos sucederá lo mismo pero nos llegará como una patada en el epigastrio). En estas que al bueno de Jacinto Molina le puede el ego y empieza a marcarse faroles; que si era íntimo de Boris Karloff, que si ha tenido acceso a la colección privada de Forrest J. Ackerman, que si ha llevado el anillo de Lugosi...incluso se permitió la licencia de “perdonarle” a Bela lo de las pelis con Ed Wood (¿acaso le ha echado un vistazo a su propia filmografía?)

En fin, se apagan las luces y nos disponemos a disfrutar de una divertida sesión de kostrocine. Entonces un sudor frío nos recorre el espinazo... en la pantalla vemos: “Con el apoyo del Excelentísimo ayuntamiento de Tavernes de Valldigna”, “Eh tíos, aquí hay algo que va mal” parecen decir nuestras nerviosas miradas. Y, en efecto, nuestras peores pesadillas se hacen realidad; cinco segundos de proyección son más que suficientes para constatar que lo vamos a pasar mal, muy mal.

La “peli” es en blanco y negro y la cosa empieza con un barbudo y un tullido en la sala de cine de un pueblo perdido de la Valencia profunda preparando un ciclo sobre Bela Lugosi. El sonido es infrahumano, la dicción funesta, la fotografía infausta y aquello tiene menos ritmo que la batería de The Shaggs. “Mierda, mierda, dónde coño nos hemos metido” pensamos para nuestros sufridos adentros. Un par de filas delante nuestro Paul Naschy no parece tener mejor cara.

El mamonazo del Doctor Smegman no pasa de los diez minutos de visionado y se larga de la sala sin mediar palabra. Por eso del código deontológico del cronista, el Vaugan y un servidor aguantamos el chaparrón como jabatos.

Voy a intentar ser lo suficientemente elíptico para ahorraros el sufrimiento y el horror de los infelices que ese 12 de Ocubre de 2006 a las 16:42 de la tarde estábamos en el lugar y en el momento equivocado.

La cosa es que Joan Hervàs (el tío de las muletas) se obsesiona con las últimas palabras de Lugosi, cuando dijo que no iba a morir porque él, en su condición de vampiro, era inmortal. Entonces al handicapado no se le ocurre nada mejor que enviarle una epístola al mismísimo Bela, a su domicilio en el 5619 de Pickfair, Hollywood. Hasta aquí tragamos, pero resulta que va el Lugosi y le contesta con una postal; el pitoste ya está montado. Los dos pipiolos empiezan a cartearse como si se hubieran conocido en la sección de contactos de la Super Pop pero, atentos al detalle, Hervàs le envía las postales ¡¡¡EN CATALÁN!!! (gran “Momento Qué?!” que echarse a la cara).

Joan cada vez parece más distante y errabundo y su amigo, el barbas, (al igual que nosotros) no lo ve nada claro. A todo esto nos tragamos centenares de planos infumables y presumiblemente líricos de trenes de cercanías cruzando lo más granado del levante hispano.

El perro negro, ¿Una extraña simbología que nos pasó desapercibida?... No lo creo...

El sonido es cada vez peor, entre secuencia y secuencia aquello mete más crujidos que un bocadillo de churrucas y los ángulos de cámara parecen haber sido planificados por Stevie Wonder.

El guión es para mear y no echar gota. El Hervàs encuentra un castillo en ruinas a las afueras de Tavernes (seguramente la segunda residencia de su cuñado) y le propone a Lugosi que se traslade a vivir allí. Como el húngaro morfinómano no tiene nada mejor que hacer, accede y el cojo se compromete a condicionarle el castillo, para que el hemófago se sienta como un marqués.

Auténtico Gótico Levantino... ¿Para cuándo un "Las Colinas Tienen Orchata"?

Entonces viene cuando, entre hilarantes escenitas de vampirismo trash a la valenciana, nos tenemos que tragar las obras del castillo. Cómo lo oyen, los paletas entran en acción y aquello empieza a cobrar un cariz de realismo chungo que ni el Dogma 95. Y es que los paletas son de verdad y, ante la cámara, se muestran más tensos que Frodo en el callista. Por supuesto, todo ello sazonado con una banda sonora delirante que (debo reconocer) tiene su punto.

Los albañiles terminan el trabajo, cobran y se van. Entonces el Hervàs y el barbas se acuerdan de que tienen una proyección pendiente (cine dentro del cine, qué maestría, amigos). Pasan "Drácula" de Tod Browning ante una audiencia de 4 o 5 mendigos en el casal del pueblo y entonces llega uno de los momentos más deliciosos de la tarde. Como el director es más torpe que Amunike, hace un metaplano a pantalla completa con el “The End” de la peli de Browning pero el respetable de Sitges creemos (ilusos de nosotros) que se trata del final de la mierda peli que estamos viendo. La gente empieza a aplaudir entre sudores y Paul Naschy hace el ademán de levantarse con tez cerúlea y escalofríos. Pero no amigos, ha sido un mayúsculo error y (para desgracia de los allí presentes) la peli continúa. La mujer de Jacinto Molina no puede más y (en un gesto que la honra) abandona la sala entre exabruptos. El resto seguimos allí, impertérritos. Entonces el supuesto Lugosi llega a Tavernes de Valldigna y se instala en el castillo (o algo así, mis recuerdos son confusos y febriles).

Como diría Digestivo Rennie: Y ya está, así termina 'Pickfair 5619 Hollywood'. Uno de los films más infumables y chapuceros que he podido presenciar en toda mi puta vida.

La gente aplaude de puro cachondeo, alguien grita “¡Vaya Mierda!”, el director no sabe dónde meterse y nosotros no sabemos a qué chamán acudir para que nos saque este demonio de dentro. Salimos de la sala absolutamente rotos, no nos quedan higadillos para presenciar el coloquio que se iba a celebrar a continuación y salimos de allí pitando con una única premisa en mente: “El año que viene máx”.

Santiago Estruch, ¿un nuevo Ed Wood?

_____________________________________________________

M.A. Berrakus ha tenido a bien perder valiosos minutos de su vida mortal para escribir sobre un engendro fílmico que no merecería otra cosa que ser enterrado en cal viva, así que haced el favor de leerlo, coña, no nos seáis desagradecidos.

An American Haunting: Maleficio y Estropicio

 

MALEFICIO, An American Haunting, USA, 2005, 85 min. Director: Courtney Solomon, Guión: Courtney Solomon, basado en el novela "The Bell Witch: An American Haunting" de Brent Monahan, Música: Caine Davidson, Intérpretes: Donald Sutherland (John Bell); Sissy Spacek (Lucy Bell); James D'Arcy (Richard Powell); Rachel Hurd-Wood (Betsy Bell);

 

 

Tal y como está de desértico el panorama del cine de terror -de la literatura mejor ni hablemos- en los últimos años -no pocos, oigan- y habida cuenta de aquello de que a perro flaco todo son pulgas, una producción como "Maleficio" (An American Haunting) (no confundir con "Thinner", que era un asco, y no exclusivamente por basarse en una novela de Stephen King, ojo), debe ser acogida con más aplausos que abucheos todo y no ir más allá de de un mediocre producto montado con muchos duros y au así no llegar más que al aprobado raspadillo y condescenciente porque la madre del director, muy amable y desinteresadamente, tuvo a bien mandarme un jamón de jabugo por correo certificado. Es decir, que en "Maleficio", las cosas que tienen que estar están más o menos donde tienen que estar, donde mandan los cánones, y las que no deberían estar, que tampoco son tantas, pues qué quieren que les diga, tocan los huevos y punto. Nada original pero tampoco nada nauseabundo. Se deja ver, lo que teniendo en cuenta quién dirige, el tal, Courtney Solomon, responsable en su día de la ignominiosa "Dungeons & Dragons", es ya mucho decir. Historias de posesiones y espíritus hijos de perra tocando los mengues es difícil que puedan hacerse ya mejores que "El Exorcista" de Friedkin o "El Ente" de Sidney J. Furie, pero es de recibo reconocer que, al menos en lo que a mí respecta, el tema es de los que más respeto me da, y en consecuencia miedo me produce, y en consecuencia mejor me lo paso en la sala pasándolas putas. Porque aunque la película no sea nada del otro jueves algunos momentillos sí tiene, aunque las más de las veces, eso sí, vengan gracias a los dejes más manidos y baqueteados del más ultimísimo cine de género: léanse, banda sonora repentina y estruendosa tras tensionante silencio, giro de cabeza de protagonista hacia efecto especial fantasmagórico que se huele a años vista, niña misteriosa que no dice ni mú, con los pelos o la cofia tapándole la cara hasta al final, cuando sabes, como siempre ocurre, que su rostro es el cúlmen de la fealdad y la mala leche del cabroncete de maquillaje...

 

 

De todos modos, ya se sabe, cuantas más "películas de miedo" lleva uno a las espaldas más difícil resulta asustarse, sentirse vagamente inquieto o turbado, que te suba desde el ombligo o la boca del estómago "ese escalofrío". Por eso mismo, los bragados en batallas fílmicas de terror, lo que hacemos una vez vista la película es imaginar la película de terror que pudiera haber sido, y a fe que "An American Haunting", en otras manos, con otras mentalidades, podría haber llegado a ser una muy buena aportación al género. Así, por ejemplo, el afán de querer aferrarse a una historia real -y las ganas de Solomon de empezar de buenas a primeras con unas carreritas frenéticas y unos pomos de puerta poseídos por vayan ustedes a saber qué oscuro demonio-, una leyenda en suma, la de "la Bruja de Bell", que según los lugareños, ha de volver a perturbar a los vivos 135 años después de sus primeras apariciones, arruina a mi modo de ver las mejores posibiliades de la película. ¿Qué problema había en ambientar la integridad de la historia en la neblinosa y umbría Nueva Inglaterra de principios del s. XIX? El prólogo y epílogo contemporáneos son del todo gratuitos, no aportan nada a la historia, y no sólo nos sacan de atmósfera, sino que impone una voz en off narradora de los hechos que, si bien le dan un mayor tono de "Terror tale", "ghost Story", bien sabemos el daño que hace a la narración cinematográfica, tornándola a veces tan tediosa.

 

 

Hay a quien no ha gustado el desarrollo final de "Maleficio", argumentando que es tramposo, algo así al estilo de lo que le gusta hacer a Shyamalan; desentrañar el misterio a base de rebobinarte la pelicula en cámara lenta, mostrándote unos detalles que lo explicaban todo y que supuestamente el espectador no ha percibió, pero que en realidad jamás estuvieron allí, sólo a la postre fueron añadidos para dar cierta coherencia al asunto y dejarte con un palmo de narices. Esto, que es ciertamente tramposo, es lo que menos me molesta, porque de tan utilizado lo han transformado en una trilladura más del género, lo que se dice, un lugar común, así que lo que es por ahí, "ya me tienen curado de espanto". Lo que me jode, en cambio, es, como antes decía, la película que el corto de miras de Solomon tuvo en las manos y dejó escapar por cegarruto. A lo largo de toda la película se empeña tanto en hacernos creer que la bruja tiene la culpa de todos los males de la familia Bell para que así al final, tras hacernos el "rewind tramposón", decirnos que no, que no iban por ahí los tiros y dejarnos "epatés" del todo con la conclusión final, que su inhabilidad o falta de talento le conduce a no ser capaz de hacer avanzar la trama sino a través de consecutivas y cada vez más salvajes situaciones límite que, tras llegar al paroxismo, se explican como pesadillas, malos sueños: y así el metraje pasa y va encadenando pesadilla dentro de pesadilla dentro de pesadilla, hasta que al final no sabe uno dónde coño está, ni dónde coño están Sutherland y los suyos.

 

Lo que pasa cuando no tienes la conciencia tranquila, Donald...

 

Al final, todos lo sabemos -y el que no que se jibe-, no hay más espíritu que el de la joven Betsy, hija ultrajada por Sutherland-Bell, su propio padre, que tras ser violada y secuestrada del feliz mundo de la infancia, busca una venganza ultraterrena, que después de todo se convierte en terrena, al ser la propia Betsy en carne y hueso, y no en fantasma, la que asesina al padre abusador con veneno, mientras la madre, cómplice, Sissy Spacek en el mejor plano de toda la película, observa compleciente el asesinato de su marido y la consumación de la venganza. Durante un instante dudé si Solomon sería lo suficientemente jeta y trampas como para al fin hacer aparecer a Spacek como la verdadera bruja artífice de todo, lo cual, no por cabrón e hijoputesco, habría dejado de tener su gracia, pero no, el Solomon éste no llega a tanto, ni que se lo dicten...

 

 

Y no llega les explicaré por qué. Imaginen una idilíca y modélica familia cristiana de la puritana Nueva Inglaterra del 1818: un padre, una madre, un hijo mayor que parece el doble de Julian Sands pero en lerdo, una hija adolescente que es guapa y empieza a estar bien buena, y un par de gemelos cabezones de adorno. ¿Hasta aquí bien? Sí, pero no es oro todo lo que reluce ni todos los que van sin falta los domingos a la Iglesia son tan buenos cristianos. El padre viola a la hija, la madre es testigo, pero a la mañana siguiente todos callan... Sigmund Freud se habría hecho de oro sólo a base de complejos de culpa la hora... Demasiado dolor, rabia, ira, remordimiento contenidos, por algún lado tienen que salir, y es ahí donde entra lo sobrenatural, in crescendo, el espíritu de la joven Betsy, ultrajada por el miembro viril de su padre, el silencio vergonzoso de su madre, y su propia cobarde indolencia al no poder resistirse a la violación, termina por aparecerse cada vez más violentamente, primero castigándose a sí misma, por débil y pecaminosa: la Betsy espiritual rechaza a la Betsy físca; después al padre pecador, origen de todo el mal, y de paso a toda la familia, incluida la madre, que algo de culpa también se lleva, por no abrir el pico. Y todo ello en ese constante meter pesadilla dentro de pesadilla, como cajas chinas, subiendo, subiendo, hasta explotar... ¿Y al final qué? ¿Qué podríamos haber tenido? Pues algo tan turbador y escalofriante como que toda la película, íntegra, no hubiese sido sino la pesadilla de Betsy, quien en salvaje lucha interior consigo misma a causa del terrible acto de su padre, a caballo entre el odio a sí misma y el odio hacia el padre. Hasta que al fin, de algún modo, consigue perdonarse, lo que implica automáticamente el castigo inmediato de la otra parte, la verdaderamente culpable. Entonces despierta del mal sueño, ya liberada: todo lo sobrenatural de lo que hemos sido testigos ha ocurrido en su atormentada mente. Ya sólo es cuestión de salir de la habitación, bajar las escaleras, coger el veneno y dárselo al padre dormido mientras la madre, que lo sabe todo, consiente el pago capital de la deuda contraída a través de su ruin pecado.

 

 

De tener una historia de posesiones mediocre pasamos a tener una historia de mentes psicóticas y vengativas la mar de pasable, digna hijastra del gran y nunca bien ponderado Norman Bates. Pero no, el tío tenía que tirar por el sobado camino del medio, que es, ya se sabe, por el que tiran todos los sin talento.

 

Courtney Solomon, el ente más torpe después de Gravesen

 

De todos modos y a pesar del fiasco, como buen degustador de historias góticas que soy, no me desagradó en demasía el artefacto, pues no en vano se dejaba uno allí llevar por los recuerdos de las "terror tales" de ilustres nombres como Washington Irving, Nathaniel Hawthorne y Edgar Allan Poe... Aunque para eso, como ya dije, es necesario tener ya las espaldas y los años anchos de lecturas de escalofrío y películas de sustos...

 

Solomon Kane, de Robert E. Howard... Éstos sí un Solomon y una Nueva Inglaterra que molan, coñe!

 

_____________________________________________________

El Vaugan terminó esta kostrocrítica a más altas horas de las cristianamente recomendables, suerte que es más ateo y rojo que Stalin y hace años que no va a misa, pero como ya se ha independizado los papas no le mandan que se vaya de una puta vez a la cama y deje de perder el tiempo en ver películas de mierda...

___________

 - Reseña de "Maleficio" a cargo de Darkman en "Tierra de Cinéfagos"

- Reseña de "Maleficio" a cargo de Hombre Lobo en "Horas de Oscuridad"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Escama Power: "La Isla de los Hombres Peces"

LA ISLA DE LOS HOMBRES PECES (L’isola degli uomini pesce), ITA, 1979, 90m

Dirección: Sergio Martino; Guión: Sergio Donati; Intérpretes: Barbara Bach (Amanda Marvin), Claudio Casinelli (Teniente Claude de Ross), Richard Johnson (Edmond Rackham), Beryl Cunnigham (Shakira), Joseph Cotten (Profesor Ernest Marvin).

Entrañable kostra spagueti, híbrido extravangante de película aventurera y Horror Monster Movie de ambiente marino. Estamos en 1881, una goleta-prisión francesa naugrafa no sabemos en qué océano y sobreviven unos pocos presos y el doctor de a bordo. A duras penas llegan a una isla que pretenden hacernos pasar por tropical y por volcánica, pero que se va más mediterránea que la ensalada de la Isabel. Hay mucho asunto turbio en la isla y no me estoy refiriendo únicamente a sus aguas.

Un misántropo avaricioso que responde al nombre de Edmond Rackham y que es más malo que la solitaria pretende recuperar el tesoro de La Atlántida para hacerse ricachón. La dicha Atlántida está justo debajo de nuestra isla, pero, ay!, a demasiada profundidad como para que no te estallen los sesos si es que intentas bajar, así que el tipo decide engañar a un profesor loco, interpretado por un viejoso Joseph Cotten, para que haga experimentos cochinos con hombres y pescaditos, para así conseguir una nueva raza de monstruos lo suficientemente patéticos como para bajar hasta el fondo de la Atlántida y traer de vuelta el tesoro a la superficie. Para tenerlos a su merced, el malvado avaricioso utiliza una droga lechosa y hace que se la suministre la hija de Cotten, una Barbara Bach de muy buen ver, todo sea dicho. Lógicamente, como la Bach está bien buena, los hombres bogavante creados por su padre a base de probeta cazurra no le tocan ni un pelo, no porque sea ella quien les da la droga, ojo, sino más bien porque al final se desvela que los tiene a todos enamoraditos.

El caso es que llevan ya así 15, 15 largos años allí en la isla, el malo, el loco, la mazizorra y los pescaos con patas sacando oro, hasta que llega el médico naúfrago y todo se desata: el volcán se pone a erupcionar, al profesor loco le salen erupciones y se pone malito, y a Barbara Bach también le debe erupcionar algo por dentro, porque cada vez que se le acerca el médico franchute se pone como roja y con ojos de boba. Además también hay negros, y negras, haitianos para más inri, y haciendo vudú, lo que són las cosas. Y también peleas entre machos, de esas estúpidas en que los puños pasan a tres metros de la cara del que simula el golpe, mientras la chica por la que se está ahostiando se queda mirando tan contenta. Y al final todo, como suele pasar, se va al garete, y queda inundado primero de lava para que después se lo traguen las aguas, no sin antes ser salvado milograsamente nuestro dueto de protagonistas enamorados a zarpas de los hombres besugo, que está visto que les habían cogido aprecio.


La verdad es que por lo visto en pantalla estos tipos debían tener más dinero del que suele haber en estas italianadas, porque los efectos especiales de Chris Walas (The Fly) y las maquetitas, a veces, dan el pego. De todos modos la historia es un tostonero "all in one" que acaba por no conducir a nada que no sea el aburrimiento. Ni lo suficientemente bien hecha como para tomártela en serio ni lo suficientemente cagada como para partirte la caja a su costa.

En resumidas cuentas, coges una coctelera, le metes "La isla del Doctor Moreau" de Wells, "La Isla de las Almas Perdidas" de Erle C. Kenton y "El Monstruo de la Laguna Negra" de Jack Arnold, luego le añades tallarines, salsa napolitana y una Chica Bond, lo zurras bien, y sale esta purria.


___

LO MEJOR: Los planos en que sale Barbara Bach.


LO PEOR: Que en ninguno de dichos planos enseña cachas, sólo uno de ellos es "de camiseta mojada" y además hay que estar bastante atento.

LO MUCHO PEOR: Joseph Cotten, pobre hombre, ¿porque no lo dejaron morir en paz?
José, el preso que acaba convertido en Hombre Esturión... gordinflón, feo, calvorotas, y más bizco que El Dioni... ¡Mecagüen el encargado del cástin!

_____________________________________________________

Brandelmosca también it’s Alive!!!!


DAMEAAAAARGO...

- Buenas tardes.
- Hola, buenas tardes, ¿qué desea?
- Vengo a disfrutar de los impuestos que han pagado mis padres y los padres de mis padres… Es que quiero comprarme un piso-ir a la universidad-pedir un microcrédito-oalgoasín, sabe usted…
- Uyuyuy, mu rapido vas tú, chaval... A ver, enséñame tus extremidades.
- Aquí tiene las cuatro.
- Por lo que veo no le falta ninguna… ¡Muy mal! También deduzco por tu rápida respuesta que no tienes ninguna tara mental ni padeces el Síndrome de Tourette. ¿Es eso cierto?
- Sí señorita. Mis padres me han podido pagar (fregando los putos suelos de los cuchitriles veraniegos de la costa) algún que otro estudio. Además no he tomado ninguna droga que haya podido mermar mi intelecto. Pero por eso que no quede, yo la mando a usted a la mierda en menos que canta un gallo, si se tercia...
- Sí ya veo, qué lamentable… ¿Es huérfano, tiene problemas en casa?
- No, por ahora viven todos mis familiares cercanos, y en mi casa, aunque humildes, nos queremos mucho.
- Mal mal mal. No veo que sea usted inmigrante ni de color.
- Bueno, el color más bien rosado. Y mi familia pertenece a este país desde hace generaciones. Si quiere me puedo ir un rato a tomar el sol, a ver si consigo torrarme un poquillo…
- Jeje… pobre infeliz... O sea, que no es ni magrebí, ni nigeriano, ni rumano…
- Ni Nicaragüense, no te jiba... que soy Español (entiéndase Catalán, Vasco, Gallego…)
- Y entonces ¿qué cojones quiere?
- Quiero que me ayuden, hostias. Necesito D-I-N-E-R-O.
- Nonono… ¡No! ¡NO! Usted va a tener que pagar sus libros, sus matrículas, sus préstamos y sus impuestos, como todo quisqui...
- Pero… necesito que Mi País me ayude, que sea solidario conmigo. Yo parto de cero, no tengo nada...
- Pues ha elegido un mal camino, mireusté...
- ¿Cómo? Si he sido legal, hemos pagado todos los impuestos que había que pagar, no me han enchironado, he seguido sus jodidas reglas…
- Ya, pero eso es para pringaillos. Si quiere que la gente se apiade de usted ya puede estar rompiéndose las piernas, sacándose los ojos, dándose un baño en tinta china para ver si oscurece, matar a sus padres (así será un huérfano que a la postre necesita integración social después de casi entrar en el talego), pegar a su mujer y mearse en la puta Biblia y en la madre que parió a todos los ciudadanos honrados que verdaderamente se han esforzado por sacar este país adelante. Y ni se le ocurra trabajar. Pero viniendo así, siendo Normal, léase, “Del Montón, Piltrafilla” y/o “ni chicha ni limoná”, no tiene ningún derecho a reclamar nada, ¡habráse visto!, ¡¡¡vergüenza debería darle el mero echo de presentarse aquí a mendigar. Ya puede pedir perdón a todos los parásitos que no llegarán más que a procrear sin descanso para que sus hijos puedan quitarle a los suyos todo el dinero que puedan. Y ahora váyase y póngase a trabajar, que en éste país no hay lugar para gente como usted!!!
- A La mierda, pues, funcionaria...

...

- El siguiente...



_________________________________________________________



Migrañas Ryvok se levantó con ganas de hacer amigos hoy...

Guía Práctica, Estúpida y ArenerA para Videar "La Tierra de los Muertos Vivientes"

1. PRELIMINARES LÚBRICOS, TOCAMIENTOS.

Aunque no es del todo imprescindible, sí harto recomendable antes de meterese de lleno al lío haberse visto previamente las tres películas oficiales de la Saga Romero, así como algunos de sus remakes/plagios apócrifos más relevantes, más que nada por aquello de entrar en calor antes del meollo, no sea que te dé un tirón. Recomiendo los siguientes:



1.1. "La Noche de los Muertos Vivientes" (The Night of the Living Dead) 1968.

Los muertos se levantan de sus tumbas con hambre y a los seres humanos, estúpidos como son sin necesidad de estar fiambres, no se les ocurre otra cosa que encerrarse a esperarlos en la despensa... Romero renueva el género de terror y le hace el carné de identidad al Zombi como nuevo miedo cinematógrafico, haciéndose de paso rico en el intento, pues no en vano la película, hecha con cuatro chavos, todavía hoy le está dando uns réditos del copón. De todos modos, no pensarse que todo el campo es orégano, todo este rollo ya se lo había inventado Richard Matheson en su seminal novela, "Soy Leyenda".

Leer entre líneas: La masa informe de muertos vivos sin alma y sin conciencia se presenta como metáfora de la contemporánea sociedad occidental, toda ella alienada, impersonal, muerta en vida. Algunos dicen que también fue metáfora de la intervención americana en Vietnam pero yo personalmente no me creo nada; hay que ser muy yanki o estar muy ido para desbarrar tan lejos...



1.2. "Zombie" ("Dawn of the Dead") 1979.

Si en la primera fue la noche de los muertos, en ésta es el amanecer, es decir, que pasa la noche y llega el día y los muertos todavía caminan, lo cual quiere decir que lo que viste en la primera no fue ninguna pesadilla, así que jódete bien y agárrate los machos... Como los hombres siguen siendo igual de estúpidos aun sin estar fiambres, van los capullos y se vuelven a encerrar a esperar en la despensa, esta vez enorme, descomunal, y en forma de Gran Centro Comercial... Romero le pilla el gustillo a eso de mezclar tripa y mensaje trascendente en pantalla y nos sirve una nueva de zombis. Como en la primera, si algo queda claro, es que los muertos están muertos y si tienes un mínimo de ingenio no tendrían por qué pillarte, pero lo cierto es que siempre la cagan, los vivos, invariablemente, porque son todos unos estúpidos y tarde o temprano, o se matan entre ellos o bien se ponen a tiro de dentellada zombificadora. Sale Tom Savini haciendo el gamberro, luego le muerden... los zombis, se entiende.

Leer entre líneas: Aquí el mensaje trascendental viene de la mano del Centro Comercial; sólo cabe hacer un paralelismo mental entre las imágenes de los muertos vivientes en los alrededores del Supermercado, intentando entrar, con cualquier día de rebajas delante del Corte Inglés poco antes de las 10 el primer día de rebajas. En otras palabras, no hay muerto que dé más asco que el que no está muerto, que de muerto sólo tiene el comportamiento.




1.3. "El día de los Muertos" (Day of the Dead) 1985.

Si primero fue la noche, y luego el amanecer, ahora es el día subsiguiente, aunque realmente del sol no se llega a ver mucho porque están todos, muertos y vivos, vivos y muertos, bajo tierra, en unas instalaciones militares que hacen las veces de despensa... Si algo caracteriza a las películas de zombis es que no hay futuro, chaval, que no sé ni por qué te molestas en mirar, porque los vivos, pobres estúpidos, siempre la van a diñar. En el momento en que los muertos se levantan ya no hay esperanza para la Humana Raza. Así ocurre en las dos primeras entregas y en esta tercera se confirma; los muertos han acabado con la civilización y algunos años después de la catástrofe sólo unos pocos han conseguido sobrevivir. Bub, el zombi pavloviano que lee a Stephen King, con su principio de conciencia y personalidad, ya anticipa el argumento de "La Tierra de los Muertos Vivientes"...

Leer entre líneas: El esquema general es el mismo que en las entregas anteriores y que en la propia "Soy Leyenda" de Matheson: los muertos son mero atrezzo, no importan, lo importante es comprobar cómo, más que nunca, el hombre el el auténtico lobo para el hombre. Hay quien dice que puede leerse como metáfora de la Administración Reagan... pues bueno... pues vale... aceptamos barco...



1.4. "La noche de los Muertos Vivientes" (George Romero's Night of The Living Dead) 1990.

Lo mismo que en la primera pero en color y con unos fx más currados y cabrones. Remake oficial dirigido por el amigo Savini con el beneplácito de papá Romero. La única diferencia está en el final, pues no en vano es esperanzador; los muertos vivientes pierden la batalla -y la dignidad- ante el poder de los verdaderos zombis, que no son otros que los rednecks yankis y americanos profundos con sus camisas de franela a cuadros, sus jeeps, sus chalecos de caza y sus escopetas de cañón recortado rollo "Deliverance".

Leer entre Líneas: Llegará la noche en que la Asociación Americana de Amigos del Rifle (o como cojones se llame) tendrá que salvar el mundo y Charlton Heston será su Mesías.



1. 5. "El Regreso de los Muertos Vivientes" (Return of the Living Dead) 1985; "La Divertida Noche de los Zombies" (Return of the Living Dead II) 1987, y "Mortal Zombie" (Mortal Zombie: Return of the Livin Dead III) 1993.

La saga apócrifa, pastiche e irreverente de los zombis romerescos. La primera hacía mofa de la Saga Romero, te partías la caja pero bien y además estaba currada: ¿No os suena aquello de "¡Cereeeebrosssss!"? Antológica. En la segunda se reían de sí mismos y de su mofa inicial, seguía estando igual de currada y seguías partiéndote la caja, aunque menos: Los zombis de esta saga hablan como cotorras, son más listos que tu padre, y además corren más que tu madre cuando te pilla haciéndote manolas en el excusado, lo cual quiere decir que estáis todos bien jodidos, chicosss. En la tercera, como dirige el ínclito y amiguete Brian Yuzna, la cosa ya no hace ni puta la gracia y se nota que alguien perdió los papeles en algún lugar. De todos modos se deja ver: los Muertos Vivientes copulan con la bilis de Clive Barker y por eso a todos les crecen zombi-piercings....



1. 6. "28 días después" (28 Days Later) 2002.

Huír como de la peste de este adefesio: para empezar no son zombis, son enfermos de rabia y camioneros españoles puteados en la frontera franchute, y para seguir acaba bien, o sea que, ¡que te den mucho por ahí Danny Boyle!



1. 7. "Zombi's Party" (Shaun of the Dead) 2004.

La deconstrucción del género zombi, el Quijote de las películas de Muertos Vivientes. Magnífica, Magistral, Mayormente Insuperable. Después de ver esta peli Romero debió entender que hacer una nueva aportación al género ya no tenía sentido.




2. PENETRACIONES Y JUEGOS MANUBRIALES EN LA OSCURIDAD.

2.1. "La Tierra de los Muertos Vivientes" (The Land of The Dead), 2005.

Si primero fue la noche, y después el amanecer, después, cómo no, siguió el día, y después vino otro, y luego otro, y otro más, todos igual de llenitos de zombis, así que la consecuencia era lógica: los Muertos Vivientes se apoderaron de la Tierra y la hicieron Suya; los humanos, para variar, se encerraron en una ciudad, convirtiéndola de paso en despensa y, una vez dentro, la convirtieron en el asco de mundo injusto y cabrón en que ya habían convertido previamente la Entera Humanidad. ¡Que se los coman a todos, hostias ya!

2. 2. Dramatis Persona(j)e:

- Dennis Hopper es Presidente Bush. Amo y señor del mundo de los vivos, mantiene a propósito sus dominios medievales divididos en castas, en ricos y pobres, proporcionándoles a unos mil y un lujos para tenerlos contentos y callados, y a los otros, mil y un vicios para tenerlos drogados, enganchados y bien jodidos. Mantiene un Ejército de Mercenarios y soldados encargado de ir "al extranjero" y expoliarlo de toda clase de bienes y materias primas, necesarios para el mantenimiento de su Imperio.

- Negro Jefe de los Muertos es Bin Laden. Harto de que los putos yankis... er... esto, quiero decir, los putos vivos expolien sus dominios y masacren a sus pobres hermanos de zombi condición, Zom(Bin) Laden le declara la Guerra Santa, la Yihad Zombi a los vivos y se lleva a Su Ejército de Muertos Vivientes a la ciudad. Su objetivo es acabar con la la Gran Torre-Castillo-World-Trade-Center en la que vive Dennis Hopper-Bush.

- John Leguizamo es El Ejército de los EUA. Hopper-Bush lo utiliza para conseguir el petróleo de los Muertos Vivientes. Como en general es un poco corto no se da cuenta de que lo van a masacrar por una causa idiota y espúrea, de modo que se deja zombificar primero y matar después. Sintomático el hecho de que sea hispano, lo que es sinónimo -todos lo sabéis, sobre todo si habéis escuchado la última zafiada de la Bush's Mother-, sinónimo, como decía, de Gran Perdedor.

- Los Vivos Ricachones y Cabrones son Los Vivos Ricachones y Cabrones. En un mundo y otro son lo mismo, igual de ricos e igual de cabrones, los Zombis se los comen a todos y luego, claro está, se les indigestan.

- Los Vivos Pobres y Jodidos son Los Vivos Pobres y Jodidos. En un mundo y otro son lo mismo, igual de pobres e igual de jodidos, los Zombis se comen a unos cuantos y luego los que sobreviven, como humanos que son, demuestran que el lenguaje del rifle es el único que entienden y que más valiera que todos se hubieran convertido en carne de Big Mac Zombi.

- Simon Baker es El Americano Guapo Rubio Ciudadano del Mundo. Es un iluminado, el más listo de la clase. Sólo él ve por dónde van los tiros y por eso se quiere dar el piro y que muertos y vivos se las arreglen entre ellos como puedan... No sé a qué coño viene este personaje...

- Asia Argento esputa, es decir, tose, y también hace la calle. Chica-Florero. Ni pincha ni corta, enseña algo de cacho y hay por ahí quien me dice que destila morbo. Yo no se lo husmeo ni por asomo; deben ser mis gafas... No se tira ni se folla ni viola al Simon Baker-Ciudadano del Mundo Number Wuan, ni siquiera un casto beso, así que... ¡TAMPOCO SÉ A QUÉ COÑO VIENE ESTE PERSONAJE!

- El Sirviente Negro de Dennis Hopper es Condolezza Rice y Colin Powell. Dice que sí que sí, amo, pero en cuanto las cosas se ponen chungas se las pira y dice que te den, que te den, pedazo de loco tirano y megalómano...

- Tom Savini Zombi Gordo y Viejo es El Motorista Gamberro y Mordido en la Segunda Parte de la Saga, "Zombie". Detalle freak e inservible que, por otra parte, no dice mucho -bueno- en mi favor.


2. 3. The Film:

Los Muertos están muertos pero no tanto, algo se mueve por su dentro interior; los vivos en cambio, no han cambiado, valga la redundancia, y aunque pocos, siguen siendo igual de hijosputa, así que mejor aprendemos a nadar y nos los comemos a todos. Al final el malo muere, los buenos escapan, los hay vivos que siguen viviendo, y los hay muertos que siguen viviendo en muerte... ¿Pero qué coño es esto?... ¡yo creí que había venido a ver una de zombis!...


3. CO(g)ITO (ERGO ZOMBIS) INTERRUPTUS, GATILLAZO AL CANTO, O SEA.



Leer entre Líneas: Romero vuelve a la que siempre fue su fuente: el "Soy Leyenda" de Richard Matheson, libro en el que los vampiros, a fuerza de ser mayoría, instauran un nuevo orden de existencia y los seres vivos, en extinción, han de adherirse a él o perecer. Esto, pasado por el Romero's cedazo, quiere decir, después de pasado un tiempo, es decir, 37 años y tres películas, que los zombis "cogitan, ergo son", como en Descartes pero en más sangriento y sin peluca. Los muertos no sólo caminan sino que también piensan, así que el nuevo orden está servido: los vivos están condenados a ser zombis o a ser comidos vivos. La convivencia es inviable, Darwin ya lo dijo, sobrevivirá el más fuerte, que en este caso, no dudarlo, es el que no está vivo, porque ¿qué leches tiene que perder?...

La lectura política también está servida, dos escenas lo dejan bien claro: en la primera, escalofriante, el jefe de los zombis pensantes da un paso "suicida" hacia el mar y los demás, como locos homicidas, le siguen sin dudarlo; claro trasunto del terrorismo islamista, cuyo objetivo es además, no lo olvidemos, la torre rascacielos de Hopper-Bush. En la otra secuencia, Zom(Bin) Laden consigue encerrar a Hopper-Bush en su coche presidencial, no pudiendo acceder a su presa decide inundar el vehículo con combustible, para acto seguido hacerlo arder en llamas a él, Hopper-Bush, y a Leguizamo, su Ejército, justo mediante ese oro negro que en realidad es la madre del cordero de todas las matanzas que de un tiempo a esta parte se vienen desangrando en este, nuestro puerco mundo...





4. PITILLO Y CHARLA DE ALMOHADA, NENA...

La cosa se queda en ambivalente, de un lado lo cínico y cabrón del mensaje metafórico me mola bastante, ya sabéis, todo eso de cagarse en Bush y la madre que lo parió, y que además lo encarne Hopper, que siempre ha sido todo un rojillo, así que por ahí vale, cuela; mola... Pero por otro están los zombis, porque esto, no olvidarlo, es una peli de zombis, y ahí sí la cosa se desincha por momentos. ¿Zombis que piensan, que disparan, que gritan en pos de venganza? ¿Final abierto, feliz si cabe? ¿Zombis conviviendo con vivos, vivos con zombis?... y lo peor de todo, que a mi juicio se carga la mítica figura de Muerto Viviente cinematográfico y que se ejemplifica en el personaje de John Leguizamo: un zombi le muerde y él, en lugar de suicidarse, prefiere seguir viviendo y transformarse para ver "qué se siente viviendo al otro lado": en el instante en que ser Zombi es una opción, el monstruo pierde toda su fuerza, todo su horror, y pasa, simplemente, a ser una de tantas putadas que te tiene reservada la vida...

Para colmo el tonto del acomodador "no sabía contar" e hizo levantarse y resituarse al respetable, yo incluido, más de dos veces, el muy capullo; luego detrás me tocaron tres huevones adolescentes y mamones que no tenían otra cosa en qué perder su tiempo que joderme la peli con sus estupido-estulto-borderline-comentarios, mientras que una voz cercana y femenina de mi misma fila, desesperada, no hacía más que susurrar: SSSSSHHHHHH, SSSSSSSHHHHHHHHH, SSSSSSHHHHH...

¡QUE SUS CALLÉIS YA COÑO, O LLAMO AL ACOMODADOR ANALFABETO!
____________________________________________



¿Cómo coño puedo seguir dilapidando mis segundos pariendo informes cantidades de letras como estas?

Fdo: El Vaugan
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres