Blogia
kostra

MainstreaM

Dale al 'Rewind' y graba a esa Piba, que quiero verle las Tetillas...



Hoy, en MainstreaM: "DÉJÀ VU"

 

 

Como Val Kilmer se ha puesto de un gordo que asusta y añora mucho mucho los tiempos en que hacía el idiota con el bolígrafo quiere comprarse un pedazo de Home Cinema para videarse a lo grande una y otra vez "Top Gun", así que acude al Profesor Bacterio, quien en lugar de eso le encasqueta "La Máquina de Tirar Patrás", aunque el Kilmer no se huele el cambiazo porque es un rato bobo, sólo hace falta verlo sonreír para darse cuenta. Entonces invita a todos sus amigotes a su casa para echarse unas birras y verse unas pelis amateurs de tías en bolas, hasta que llega Denzel Washington, que sigue siendo el negro más listo de América, y aguándoles la fiesta les suelta aquello de: "¡Ey, tíos, que esto es una Máquina de Tirar Patrás!", tras lo cual el resto se queda en silencio y con cara de circunspecto gilipollismo. A todo esto, mientras tanto, James Caviezel, que se hartó de ser un buenazo en "La Delgada Línea Roja" y "La Pasión de Cristo" para que al final le pegason un tiro y lo crucificasen respectivamente, ha decidido cambiar el chip y volverse todo un loco tarado terrorista hijo de perra en Nueva Orleans, ciudad yanki ésta, por cierto, cuyos habitantes todavía siguen dándonos a todos mucha pena penita pena y son dignos de toda nuestra lástima debido a que el Katrina les dejó el parqué hecho un asquito y Mr. Bush Jr. todavía hoy, un año después, no se lo ha pagado. En fin, que en esas llega Denzel, que es todo un lumbreras, el tío, y suelta: "¡Ey, ya lo tengo!... ¿Por qué no me enviáis al pasado, compro el número de la loto que ha tocado hoy y nos forramos de oro los frenazos de los gallumbos?" De modo que eso hacen, pero da la casualidad de que mientras el más listo de la clase va a comprar el susodicho boleto se topa de bruces con Caviezel, quien está a punto de iniciar unos experimentos acerca de la permeabilidad de la carne humana churrascadita. Y es aquí donde a Tonny Scott, que hasta el momento se había mostrado bastante contenido -tan sólo jodiéndonos con unas pocas secuencias al ralentí "made in Bruckheimer" y unos muchos primerísimos planos de jetos del todo indecentes a la par que gratuitos-, se le va la pinza por completo jugando a las paradojas temporales cuando todos sabemos que ni siquiera aprobó Matemáticas de 1º de Bachillerato. Con lo que al final Denzel Washington muere pero no muere pero pone cara de estúpido, como de acordarse de repente de que a esas alturas de la mañana debería estar muerto; Caviezel muere pero sí muere pero te queda la duda de si sigue vivo o sólo medio muerto; y Val Kilmer desaparece desaparece, es decir, desaparece al cuadrado, cosa que teniendo la porción de pantalla que ocupaban sus primeros planos de mandíbula con berruga es del todo agradecer...

Y como hubiera gritado Chun Li, "¡YASTÁ!", así acabó "Déjà Vu", luego se encendieron las luces y el respetable comenzó a parlotear, bla, bla, bla, hasta el hastío, cada cual elucubrando sus respectivas e idiocias teorías acerca del evento, cuando en realidad tamaño desaguisado no lo explica ni el ilustrísimo Stephen Hawking empachado de diazepam.

PS (Versión Fast Forward sólo apta para los que hayan visto este truño):

"Si tuvieras que explicarle una historia del todo estúpida e inverosímil a alguien y supieras que no te va a creer ni por asomo, qué harías..."

"Pues... pues... lo intentaría, claro... No, no... espera... ummm... ummm... estoo... ¿sabes qué?... ¡A la mierda!"

_________________________________________________________


Digesivo Rennie deyectó esta crítica MaisntreaM nada más ver la peli todo y reconocer que una vez terminada le asaltó una extraña sensación... como si ya la hubiese "padecido" mucho antes...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lefa de los Hombres


Hoy, en MainstreaM: "HIJOS DE LOS HOMBRES"

 

 

En un futuro no muy far, far away, es decir, que ya casi lo tenemos en la chepa, amigos, las mujeres se vuelven más locas de lo que ya están, de modo que se vuelven todas feministas radicales y declaran en huelga sus vaginas. Esto, como podrá dedudirse, tiene unas consecuencias catastróficas para el Hombre en general, como especie, porque ya no habrá más descendencia, y para el hombre en particular, con h minúscula, es decir, como ser vivo basado en el carbón a una polla pegado, porque ya no podrá volver a follar en la vida. Y es por eso mismo, porque hace ya no sabemos cuántos años que no moja el churro, que Clive Owen va por la calle con esa cara de amargado y esa pinta de desarrapado. De modo que así de mal anda la cosa, hombres y mujeres, todos locos, los primeros porque no follan y las segundas porque ni follan ni dejan follar. Con tanto semen, testosterona y mala baba retenidos no es de extrañar que al final el pato lo acabasen pagando los de siempre, en este caso, como es costumbre "los inmigrantes" de todo el orbe, o hablando en plata, "los negros", que para eso son los que históricamente han estado más acostumbrados a aguantar la mala leche del "hombre blanco". Mientras en la conferencia "Proyecto Hombre" las representantes feministas negocian con los sindicatos para llegar a un acuardo y suspender la huelga, antiguos trabajadores de los laboratorios de espermicida, fabricantes de condones y las multinacionales "PreNatal", "Jané" y "Chicco", completamente arruinados, se alían en la sombra para formar una ETA ecológica y multirracial. A todo esto una chica "de color" decide saltarse la huelga y echar una cana al aire sin potrección y le sale rana; quiero decir que el test de la rana le sale positivo, con lo que le cuelan un gol de penalty por todo el orto al Gran Matriarcado que debe ser subsanado de inmediato, así que las mujeres cabreadas por un lado, los sindicatos cabreados por otro, y los damnificados terroristas cabreados por el otro, todos quieren repartirse a la negra embarazada para sus negros fines. Pero en estas llega el héroe con barba de cuatro días, alias Clive Owen, que para eso es el que más cobra, y rescata a la preñada de sus zarpas, llevándose a casa de su amigo Michael Caine, que es el único hombre feliz en toda la faz de la Tierra, no sólo porque es un fumeta de la rehostia, sino porque el muy cabrón se consuela pensando lo siguiente de su mujer: "Sí, sí, yo no follaré, pero mírate tú; vegetal y en una silla de ruedas, jajajaja!!!". A partir de aquí todo se lía mucho y todo el mundo huye de todo el mundo en renaults méganes maqueados para que se note que son del futuro, hasta que a la negra le da por romper aguas y se lía la de Dios, una batalla campal por conseguir el bebé que ni la de Omaha Bitch. Pero Clive Owen es mucho Owen y consigue sacar indemes a la madre y su criatura mientras los demás se parten los piños. Luego llega el barco de GreenPeace, que como ya no salva ballenas, porque nos las ventilamos todas, ni focas, porque las matamos todas, ni osos polares, porque el agujero de ozono les provocó a todos cáncer de piel, ahora se dedica, ironías tiene la vida, a salvar de la extinción a los hombres...

Y ya está, así acabó, "Hijos de los Hombres", con las feministas ultrajadas, los sindicatos cabrados, los terroristas bien jodidos, los de GreenPeace más contentos que unas pascuas con su nuevo "Copito de Nieve", y Clive Owen solito y triste en la barca, que no quiso subir al barco porque ya se sabe cómo solucionan los marineros la soledad y el menda le tenía mucho aprecio a su retaguardia...

 ___________________________________________________

 


Agradecemos este producto MainstreaM al jamás bien ponderado Digesivo Rennie y su "pretty hate machine" para con el mundo...

ALATRISTE: Qué Vuelo Más Triste



Hoy, en MainstreaM: "ALATRISTE"

 

 

Como todo el mundo, hasta el apuntador, se había quedado sobado con "Cronenberg Dormidina", es decir, "Una Historia de Violencia", Viggo Mortensen, pedazo de incauto al que no avisaron que todo actor que trabaja con Cronenberg acaba un poco más pallá que pacá, tocado del ala, en suma, dijo: "¡MIERDA!, estoy perdiendo caché, así que necesito algo de ’acción’", y así fue como pasó de estar algo tocado del ala -por lo de Cronenberg- a convertirse en Alatriste, lo que fue algo así como tirarse en plancha de Guatemala a Guatepeor, pues no en vano es salir del fuego cronenbergiano "de auteur" a las brasas del cine español en general, y caer en las de garras de Agustín Díaz Yanes en particular, de quien, viendo lo visto, tal vez "no deberíamos volver a hablar hasta que hubiese muerto", pardiez, y aún entonces me parece que tampoco. El caso es que Mortensen se avino al trato pero con una condición: a mí no me dobla ni Dios, y no se refería a las escenas de acción, no, el muy cabrito, sino a la voz, tras los cual Díaz Yanes barbotó: "¡MIERDA!", puesto que el castellano que el Mortensen -actor- le encasquetó al pobre Alatriste -personaje- fue tan "marciano", tan "twilight zone", tan de otro mundo, vamos, que dudo mucho que castellanoparlante alguno en la historia haya hablado así en esta península, ni lo haya de hacer jamás. Pero la cosa estaba hecha, los muchos dineros gastados, y, como hubiera dicho el propio Hernán Cortés: "¡MIERDA!, ¡las naves todas ardidas!", así que ya no hubo vuelta atrás: El Cine Apañó se había embarcado en su Más Ambiciosa y más Cara Travesía, sin saber, inconsciente, que iba a terminar peor que la del Titanic. En el entretanto, en la sombra, el tal Pérez-Reverte se frotaba las manos y sufría de poluciones nocturnas sólo de pensar en los dividendos que se iba a embolsar en derechos de autor. Y como bien sabido es que quien mucho abarca poco aprieta y sobre todo en España “Pa chulo yo y olé mis cojones”, alguien pensó que lo mejor que podía hacerse con el tal Alatriste, era, no sólo contar sus cinco novelas, cinco, de una sola tacada, sino hasta mostrar su muerte, -todavía por escribir-, pensando que si ya nos había costado lo nuestro conseguir todos aquellos maravedises para una sola película, si dejábamos el personaje a medio explicar, ¿cómo diantre íbamos a hacer luego para pescar a otro tunante que nos hiciese de mecenas en hipotéticas secuelas? Conque en lugar de dedicarse a rodar una película, Díaz Yanes, se dedicó a rodar lindas postales, tal que éstas:

Postal nº 1: “Hola amigos, soy Alatriste. Aquí estoy en Flandes y calado hasta los huesos. Éstos de al lado son el Noriega, que es un caguetas y no sirve para esto -de hecho hasta huele ya a ¡MIERDA! y todo, el condenado-, y el Balboa padre, que es un vasco cabezón al que ya mismo se lo van a cepillar los “tulipanes”, y por su culpa, la de los tulipas, quiero decir, me va a tocar acarrear toda mi puta vida con el mostrenco de su hijo. Esta postal la enmarcaremos como “La Encamisada”, y si queréis saber exactamente qué carajo es eso léeros “El Sol de Breda”, que no hay metraje para pararme a explicároslo".

Postal nº 2: “Hola amigos, soy Alatriste de nuevo. Aquí estoy en Madrid, salvando de la muerte al heredero de la Corona de la Pérfida Albión (Inglaterra, vamos), que hasta hace un momento, el muy inglés, no hacía más que gritar ¡SHIT!, ¡FUCK!, ¡SHIT!, cagado de miedo porque se estaba sintiendo roer los huevos por las fauces de la Parca. Con este acto acabo de granjearme de por vida el odio de un italiano silbador que responde al nombre de Malatesta, el de un cortesano cabrón al que llaman Alquézar y el de un fraile mujerón que firma como Bocanegra. Esta postal la titularemos "¿De qué cojones va esto?", porque si queréis saber qué diantre está pasando y por qué estos tres me la van a tener jurada el resto de mis días tendréis que leer "El Capitán Alatriste", que ahora no me puedo detener con zarandajas".

Postal nº 3: "Hola amigos, Alatriste al habla. Aquí estoy en Flandes de nuevo y, como suele ser menester, nos están dando por el culo pero bien: tanto los de fuera como los de dentro, es decir, que no sólo los tulipanes se han empeñado en no dejarnos entrar en Breda y pasarla a cuchillo, sino que nuestros propios oficiales nos ordenan, vaya ¡MIERDA!, y sin haber cobrado todavía la paga encima, a cazar "tulipanes-rata" a las "caponeras", que son como los túneles que hacían bajo tierra los "charlis" en Vietnam pero tres siglos antes. Para más detalles sobre la hijoputada que supone que te manden a las caponeras, ya sabéis, consultad "El Sol de Breda", que ahí está todo, y de paso sabréis por qué al principio Velázquez me pintó en su cuadro "La Rendición de Breda", pero luego le dijeron que me borrase de él ipso facto, puesto que un servidor ya no era políticamente correcto en la Corte debido a cornúpetas motivos que se sabrán en la quinta postal. A esta postal le pondremos "Cagüendios, Siempre a Nosotros Nos ha de Tocar".

Postal nº 4: "Hola amigos, vuestro Alatriste anda ahora en Sevilla abordando un barco "tulipa" y pisando mucha ¡MIERDA! porque alguien nos ha traicionado, vendido, el muy Judas, y a punto estoy de que me dejen listo de papeles. Y total para qué, para robarle su carga de oro y entregársela al estúpido lelo de mi Rey. ¿A que soy gilipollas? Pues sí, un rato, la verdad. Esta postal se intitulará "Alatriste, Pardillaco de los Mengues", y si queréis saber por qué, para más inri, luego va el Rey y me regala un collaraco de oro -que ya lo quisiera para sí el Berrakus- a cambio de haberle espantado la caza, leed "El Oro del Rey".

Postal nº 5: "Hola amigos. Alatriste en persona, o sea yo, y aquí me tenéis de nuevo en los Madriles, enchochado y pitotieso por la Ariadna Gil, lo que no deja de evidenciar mi gilipollismo integral, voto a tal. Da la casualidad de que a la tal Ariadna, el rey, mi lerdo y amado Rey, también se la quiere tirar, y ella, ¡MIERDA!, lo consiente, la muy zorra, porque es más puta que las gallinas. Aquí podéis ver cómo todo el jodido mundo viene a por mí; Malatesta, Saldaña, Noriega, Bocanegra, Alquézar, y hasta la Menina del Velázquez. Como sé que muchos de esos nombres ni siquiera os suenan ni mucho menos sabéis a cuento de qué vienen sus iras hacia mí, no os quedará más remedio que leeros "El Caballero del Jubón Amarillo", porque llevo ya dos horas de metraje, tres estocadas en las carnes y cuatro patadas en el culo, y me queda aún la batalla final. A esta postal la llamaremos "La Cornamenta no me Sienta tan Bien".

Postal nº 6: "Hola amigos, Alatriste se despide desde aquí, desde Rocroi, Francia, más viejo y cascao que la trócola de un 2CV y puteado como siempre, como buen soldado español. Los gavachos son muchos y nosotros apenas somos una ¡Mierda!; cagarro de Tercio al que todo el mundo ha dejado tirado, ya que por lo visto en Las Españas ya se pone el Sol y de ahora en adelante todo el mundo nos va tomar por el pito del sereno. Se nos van a ventilar dentro de nada, a mí el primero, claro está, aunque si queréis saber las circunstancias exactas en que me van a dar pasaporte para el otro barrio habréis de esperar a que Pérez-Reverte escriba el último libro de mi saga. Esta postal la dejaremos para la posteridad, claro está, como "Dados por el Orto y sin Vaselina".

Y así fue como el Díaz Yanes de las narices, una vez tuvo todas sus postalitas, por aquello de ahorrar cuartos, en lugar de contratar guionista y montador, cogió pluma y pegamento "imedio" y las encabalgó una encima de la otra en un álbum precioso y muy chulo, y cabe reseñar que tuvo buen pulso, el menda, porque le quedaron todas rectitas e impecables, aunque, eso sí, la experiencia era algo similar a mirar un cuadro de Kandinsky en El Prado y acto seguido gritar "¡No entiendo una MIERDA!", si antes no te has leído "De lo Espiritual en el Arte", que si no no cuescas nada de nada, y aun así muchas veces tampoco. Luego llegó el día del preestreno al que asistieron muchas gentes de bien, y de dineros, y de poder, y de política, de dar por el culo al pobre en definitiva, y todos, del primero al último, se guardaron cabronamente para sus adentros el (¡VAYA MIERDA!) para no arruinar el taquillazo, e incluso hasta el Reverte, siempre tan outsider él,  salió a la palestra diciendo que vaya joya, vaya joyita, sí señor, menudos monstruos el Mortensen y el Yanes, que lo han clavado, joder si lo han clavado, más que nada porque su reciente "Pintor de Batallas" había naufragado estrepistosamente, más aún que su "Cabo Trafalgar" -que no es poco decir-, y no era cuestión de tirar por la borda la ingente cantidad de pasta que había en juego. Total, que llegó el día en que los simples mortales: cajeras, dependientes, mecánicos, panaderos, carteros, oficinistas, paletas, barrenderos, sexadores de pollos, farmacéuticos, vendedores de crecepelo, etc... ésos mismos a quienes las gentes que acuden a los preestrenos nos la meten cuadrada día sí y el otro también por el ano, pudimos ver la dichosa película del Alatriste... esto, perdón, quise decir, el Álbum de Postales del Alatriste, y no nos hizo falta llegar ni a la mitad del volumen para gritar, pulmón en grito: "¡VAYA PUTA MIERDA!", pues no en vano, bien sabido es, la plebe somos siempre mucho más prosaicos que los hideputas de alta alcurnia...

Y ya está, así acabó "Alatriste", en naufragio, el verdaero "Trafalgar" del Cine Patrio; un Vuelotriste y de parca duración, no en vano las alas con las que lo dotaron estaban hechas, ya desde el incicio, de auténtica ¡MIERDA! y ¡NI PUTA LA IDEA! de cómo hacer cine. Y es que ya sa sabe, puestos a hacer grandes producciones eurepeas, los gavachos hicieron "Cyrano de Bergerac" y "Juana de Arco"; los ingleses "Enrique V"; "El Gatopardo" y "Novecento" los italianos... y nosotros... nosotros, los españolitos... pues... pues "esto", esta "¡MIERDA!".

___________________________________________________

 


Crítica MainstreaM excretada por Digesivo Rennie , más luenga de lo habitual debido al ataque de rabia que le entró, que había que verle los espumarajos borboteándole por las comisuras de la boca, al pobre.

Buzón Amena: Grabe aquí su pedido de droga, por favor...



Hoy, en MainstreaM: "CORRUPCIÓN EN MIAMI"

No sé qué fue primero, si el huevo o la gallina, quiero decir, si Patrick Swayze en Norte y Sur o Don johnson en Miami Vice, pero la cuestión es que cuando yo era chiquitito mi hermana mayor me provocó un gran trauma infantil al obligarme a ver con ella las mencionadas series, porque como andaba perdidamente enamorada de los dos chorvos, primero del uno, del otro después, quién sabe si no de los dos a la vez, no dejaba de darme la vara con los dos guaperas, porque el caso es que si no estaba yo también presente a tan altas horas de la noche nuestros santos padres no la dejaban quedarse sola a ver semejante sarta de aventuras catódicas. El caso es que en aquel tiempo, todos, mejor dicho, todas estaban enamoradas del dichoso Crocket y el dichoso Tupps, aunque sobre todo del primero, porque no eran todavía tiempos tan libertinos como los de hoy, que si se te ocurría decir que te gustaba el negro en público te exponías a que el resto de contertulias -a las que secretamente también les gustaba el negro- te tildaran de obseso y guarro putón para arriba. De modo que se pusieron de moda las camisetas rosas y las azul celeste, los pantalones de pinza blancos, las americanas blancas, los zapatos blancos -sin calcetines-, y los ferraris y maserattis blancos no se pusieron porque esto seguía siendo España, y aquí, ya se sabe, desde que en el Gran Imperio se puso el Sol hemos sido siempre más pobres que las ratas. En suma, que la vida era dulce y alegre porque las carpetas de instituto estaban tapizadas de fotos de Sonny Crocket y Rico Tupps, y mi hermana dormía feliz en sus sueños de lujoso Miami mientras en la otra habitación éste pequeño relator alimantaba un odio patólogico hacia la entera humanidad. Pero pasaron los años y a los de "Miami Vice" los acabaron enviando a dirigir el tráfico, las carpetas de instituto, cuales árboles caducos en otoño, se deshicieron de sus pegatinas, y en las primaveras siguientes les nacieron pegatinas de Marc Singers y Dirk Benedicts, y de los dos polis más fashion de la historia ya nada más se supo... Al menos hasta este 2006, en el que Michael Mann, responsable de la famosa serie en su tiempo, y cansado de que todo el mundo se hubiese reído del Tom Cruise de su "Collateral", se dijo: "Voy a volver a corromper Miami, que últimamente ando sin ideas y como bloqueado, y de paso a ver si así hago caja a costa del afán nostálgico de todos los incautos a los que flipó la serie", de modo que a ésas se puso, pero la espifió hasta el fondo, porque no se le ocurrió otra cosa que darle el papel de Crocket al insoportable Colin Farrell, que es el hombre que tiene siempre una ceja más alta que la otra -y a quien el 99% del orbe odia-, y el de Tupps a Jamie Foxx, que no sólo no tiene el pelo rizado, ni los ojos verdes, ni viste como un auténtico "gentelman" -más bien va de arrastrao y con chandal-, sino que además se corta el flequillo poniéndose un casco de Rugby. Entonces la cosa empieza, pero sin pelícanos, ni tías buenas en bikini, ni squash con cazoleta de mimbre, ni la musiquita aquella de marras de entonces, tan bonita ella. No, la cosa va por otros derroteros, muy lejos de Miami, más bien por los senderos de aquella buena de Oliver Stone, "Wall Stret", y es más o menos así: "Hola, soy Crocket, y tengo un Nokia de Movistar, quiero comprar"; "Hola, soy Luis Tosar y hase tres meses que no mafeito, mano, tengo un Siemens d'Amena, así que la cobertura es una mierda y no te escusho muy bien: tendrás que venir". Entonces van, en avión, vuelven en lancha, y entre medias compran. Pero luego la cosa se tuerce: "Hola, soy Tupps, tengo un Motorola de Vodafone y estoy muy cabreado porque has secuestrado a mi novia y ahora ya no puedo follar"; "Hola, soy John Ortis y no me conose ni la madre que me parió, pero a partir de ahora salgo yo porque si no a Tosar le hemo de pagar musha pasta. Tengo un Erisson d'Amena, pero estrañamente te resibo con nitides, otra cosa es que tú soportes este asento sudaca tan empalagoso y estas gafas de pasta tan feas, pendejo... Si quiere a tu negra dile al Crocket que se la cambio por su china". Entonces Tupps llama a Crocket: "Quiero a mi negra, así que dale a su china", a lo que Crocket responde: "Vale, total yo ya me la he tirado, pero eso sí, la droga me la quedo yo, que me tengo que pagar la operación de igualación de cejas. ¡Ah! y corta ya que soy de Movistar y la llamada te va a salir por un pico, compañero"... Pero al final no sé qué pasa con los flecos de la transacción que uno va y saca la pipa y se lían todos a pintar el suelo y los cascos de los yates de "Pollocks" rojo hemoglobínico.

Y ya está, así acabó "Corrupción en Miami", la negra con el negro, el blanco sin la china, el Ortiz despanzurrado, la droga no se sabe por dónde extraviada, y Luis Tosar en avión de vuelta a Galicia, mirando catálogos de móviles nuevos.

 ___________________________________________________

 


Digesivo Rennie en realidad quería ver "Maleficio", pero le tomaron el pelo con el horario de las sesiones golfas y al final o era "Corrupción en Miami" o "Alatriste", por lo que se decidió por Michael Mann ya que con "Heat" se le había puesto bastante dura, pero al final nada de nada, todo muy fláccido al fin y al cabo...

El misterio de la Madalena Albina y el Criptógrafo con Cirrosis

Hoy, en MainstreaM: "El Código Da Vinci"



Está claro que hay un misterio, ¿no?, y que hay que desenmarañarlo, ¿cierto?, y al parecer éste no es otro que la receta cifrada en código de Da Vinci para hacer madalenas ricas ricas; y todos aquí quieren ser los primeros en zamparse la dichosa -y Renacentista- madalena-que-está-más-rica-que-Cristo-Bendito. Tom Hanks fijo que tiene hepatitis o algo peor, porque se pasa toda la peli de un amarillo preocupante, y se quiere vendimiar la madalena porque ha oído que tiene poderes curativos; Audrey Tatou quiere la madalena porque tiene ya 30 tacos y está compuesta y sin novio y sin catar, de modo que quiere ver si jalándosela al fin moja. Paul Bettany también está amarillo, pero no de hepatitis, es por culpa de los hierrajos que se ata a la jamba, que le cortan la circulación y lo tienen todo el rato como hipooxigenado y con jeta de loco, y resulta que quiere la madalena porque le ha dicho Alfred Molina que si se la trae le dejará al fin de dar por el cacas. Los dos son del Opus Dei, no sé si me explico... ¿Y Alfred Molina por qué quiere la madalena DaVinciana? ¡Vaya pregunta! ¿Habéis visto la papada que se gasta?... Pues eso, que al final nadie se zampa el jodio bizcocho y todos acaban para el arrastre: el Padre Molina acaba "zampando melindros" en el talego; Bettany cambia el amarillo albino por el blancor mortis, pero al menos su culito al fin descansa en paz; Tatou sigue buscando mostrenco porque de Hanks se lleva tan solo un casto beso en el frontispicio; y Hanks termina mendigando por la noche un donante de hígado en los aledaños del Louvre.


Y ya está, así terminó “El Código Da Vinci”, dos horas y media de intragable REpostería REnacentista REvuelvetripas y REpateahígados.

___________________________________________________



Que conste en acta que Digesivo Rennie fue arrastrado a ver este truñoaborto a punta de pistola...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mamá, de mayor quiero ser Filósofo de Carrera(s)...

Hoy, en MainstreaM: "Días de Trueno"



Tom Cruise se pone a darle vueltas a una idea, y empieza a darle vueltas y más vueltas, y aún más vueltas, pero como es bastante corto y no acaba de llegar a ninguna parte entonces va y se pone a darle vueltas a la dichosa idea con un coche Náscar a ver si así llega antes, y es en ese instante cuando se da cuenta de que a su alrededor hay también un sinfín de Posgraduados en Filosofía rodando en círculo en torno de sus respectivas ideas, peleándose todos por ser los primeros en conseguir que se les encienda la bombilla y poder gritar aquello de “¡Eureka!”. Entonces, Tom Cruise, que no quiere que el resto se aperciba de que en el fondo es un estúpido integral, se apunta también a la Facultad Nocturnal de Filosofía, auque internamente asume que no es más que un “paquete”. Contrata los servicios de un tutor privado para que le dé clases de repaso, que no es otro que Rubert Duvall, quien a cada instante pone cara de estar arrepintiéndose mucho por haber invertido el dinero de su jubilación en sellos y tener que estar ahora en la tesitura, ¡a su edad!, de explicarle el imperativo moral categórico a un auténtico mastuerzo. En esas que dándole vueltas a sus respectivas tesis chocan Cruise y Michael Rooker porque ninguno quiso cederle la palabra (ni el paso) al otro y ya los véis a los dos en el hospital, hechos un asco e intentando convencer al personal médico de que el hombre es bueno en esencia y Marx no fue más que un avaricioso. Cruise es atendido por la doctora Kidman, frustrada bicivoladora que tuvo que dejar su brillante futuro circense a causa de una lesión de menisco y que decidió finalmente hacerse médico porque la bata blanca y las gafas de empollona no le quedaban del todo mal. Cruise le confiesa que es un fracaso como filósofo, como hombre y como miembro de la escuela "ovalpatética", que como es bien sabido recibe su nombre de lo petéticos que parecen todos dándole una y mil vueltas al circuito oval... En suma, que es un paquete, "soy un paquete" le dice a la médica, a lo que ella responde que no, hombre que no, que lo único malo que tienes es no pasar del metro 70, pero entonces él coge la mano de ella y se la mete en el “paquete”, tras lo cual ella desubre toda la terrible verdad… Mientras tanto, Rooker, éste sí, brillante pensador, ha quedado para el arrastre, así que le dice a Cruise: “Tienes que darle vueltas a mi pensamiento hasta final de semestre… de lo contrario, no sólo no me sacaré el Master, sino que además mi mujer no podrá pagar las facturas de aromaterapia ni mis hijos llevar deportivas Naik”, a lo cual Cruise, incrédulo, responde: “¡¿Es que acaso te crees que soy gilipollas?!”, a lo que Rooker contrapone: “Del todo”, tras lo cual Cruise sentencia: “Esta bien… lo haré”. Y entonces Cruise se las apaña para darle vueltas a las tesis de Rooker cada vuelta más rápido, hasta que consigue perfilarlas y redondearlas y marcar con ellas vuelta rápida, de tal forma que al final le enseñan la Matrícula de Honor a Cuadros. Duvall cobra sus clases; Cruise se cobra a la Kidman, mientras Kidman maldice el paquete que le ha caído encima, y al Rooker, todavía convaleciente, lo proponen para el Nobel.


Y ya está, así terminó “Días de Trueno”, una bonita y celérea historia llena de amor ñoñoide y pensamiento circular.

___________________________________________________



Digesivo Rennie salió del Limbo de las Sombras para aportar este Granazo de ArenA al Expecial "ALONSO... ¡¡¡NOS TIENES CONTENTOS!!!

EL EXTRAÑO CASO DEL Dr. JEKYLL Y Mr. TRANCOS

Hoy, en MainstreaM: "Una Historia de Violencia"





En un momento dado Cronenberg dijo: “Tengo Hambre”, así que vendió su alma a Satán a cambio de un beruco de pan mohoso y parió “Una Historia de Lentoviolencia", o Duermeviolencia, o Soporviolencia, la que más sueño os dé. Para ello contrató a Howard Shore y le dijo: “Quiero que me hagas la misma música que le hiciste al Jackson”, y así fue que Shore también vendió su alma y a cada momento, entre cabezada y cabezada, creemos que nos va a saltar un enano hobbit cabrón desde la pantalla. Para reírse todavía más del Jackson contrató a Viggo Mortensen, y le dijo: “Quiero que vuelvas a ser Aragorn, pero en paleto”, y así fue como el menda se subió los panatalones hasta la cintura, se puso una camisa de franela, y puso cara de “Eiinnggghhh?!”. Luego también contrató a Ed Harris, que sigue siendo el hombre que no necesita maquillaje porque ya tiene esa cara de pasa revenida por defecto, y le dijo: “Quiero que pongas cara de cabrón”, y éste la puso. A William Hurt, en cambio, le dijo: “Pon cara de sapo”, y éste, como está de un gordo que asusta, sólo tuvo que sonreír… Luego se sacó de la manga a una actriz que yo no había visto jamás y que me dio un morbazo innombrable y le dijo: “Ábrete de piernas”, y ella se abrió… y fue entonces que llegó Redneck-Trancos con su tranca y… Bueno, el resto de este somnífero fílmico se resume en "soy Trancos y soy americano y tengo un bar y dos hijos estúpidos y una mujer que me folla como Diox, pero no siempre fue así, de modo que si me tocas te mato…"


Y ya está, así terminó “Una historia de Violencia”, basura cuyos 90 minutos se antojan días.

___________________________________________________





Digesivo Rennie salió muy cabreado del cine después de pagar seis leuros por ver esta mierda no habiendo visto más que unas narices rotas y sangrantes así como unos pocos (muy pocos) perdigonazos en el esternón y en los higadillos...

No hay Soccer en Nueva York (pero sí Hostias y DiCaprios)

Hoy, en MainstreaM: GANGS OF NEW YORK

Black Hawk Derribado


Las selecciones nacionales de Italia e Irlanda se dan cita en Nueva York para disputar un partido amistoso, pero como el encargado de llevar la pelota se la dejó olvidada en casa, pues entonces van todos y empiezan a darse de hostias y lo dejan todo perdido de sangre. El Capitán del combinado spaguetti es Daniel "sobreactuado" Lewis y el del equipo de los pelosrojos es Liam "desmañado" Neeson, quien al final del encuentro decide dejarse matar por su homólogo enemigo cuando de repente toma consciencia de que el hijo que trajo al mundo se convertirá con los años en el inefable Leonardo DiCaprio. De todos modos su sacrificio es en vano, ya que ni siquiera 16 años de infernal reformatorio consiguen hacer de DiCaprio algo distinto del mismo DiCaprio. Así que ahí lo tenemos, 16 años después, entera y completamente DiCaprio, todo él en suma, suelto en Nueva York y con sed de venganza, aunque esa sed se la apaga pronto Cameron Díaz con su par de razones. Es entonces cuando la cosa se pone calentita y calenturienta porque los dos se predisponen a hacer guarreridas y nosotros creemos que al fin vamor a verle el par de razones a la Díaz, pero nada de nada, amigos, porque en ese instante van y se ponen a jugar a enseñarse las cicatrices mutuas, lo mismito que en "Tiburón", ¡los muy cochinos!, y el tetamen acaba brillando por su ausencia. Mientras tanto DiCaprio sigue siendo DiCaprio -con lo de peor que ese simple hecho tiene para el mundo- y se las arregla para ser fichado por la selección italiana haciéndose pasar por capital holandesa, con el objetivo de acabar con su líder, pero este plan ya del todo manido y revisto se lo frusta Henry Thomas, chivándose, el muy cerdo, porque desde que en el 82 le privaron de la compañía de ET ha crecido siendo un miserable resentido. Así que Lewis, sobre aviso, coge al holandés impostor y le jode el careto con un hierro al rojo, pero aun así no basta, seguimos reconociendo a DiCaprio en el rostro de DiCaprio, ¡Y eso que van ya más de dos horas de insoportable Scorsada! De modo que al final todo vuelve a resolverse en otro "amistoso partidillo" en el que, ¡Oh, Gran Sorpresa!, Irlanda le devuelve la derrota a Italia, y DiCaprio la cuchillada a Lewis, lo cual demuestra que Dios no existe, o, de existir, no es misericordioso para con la Humanidad... ¿si no, a qué iba a dejar con vida al maldito DiCaprio?


...Y así acabó Gangs of New York... con un plano del Sky Line Neoyorkino huérfano de su par de amados gemelos torreones, los dos binladenadeados, y todos -espectadores extracomunitarios y extrayankis incluidos- lloramos mucho mucho, seguro seguro, snif snif...

snif...

_______________________________________________________________

Digestivo Rennie


Rollo histórico, yanki, aburrido e intrascendente, cacareado por Digestivo Rennie al amanecer, tras una interminable noche de ardor estomaquil
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres