Blogia
kostra

Special Guest Starrr

Qué asco de Vida: La ejemplar vida de Gary Coleman

Bueno, bueno, al fin, ya está aquí, la largamente esperada y todavía más largamente postergada participación en nuestras ArenaS del mandamás de Tierras de Cinefagia, Kuroi Yume, como Special Guest Star. Sabemos que el mundo podría haber sido algo mejor si todos dedicásemos nuestro tiempo a cosas más prosaicas pero... tontuelos! sabemos cómo os gusta TODA ESTA MIERDA...

_____ 

¿Qué hay más bello que ser el paradigma de la inocencia, de la felicidad infantil, un modelo a seguir por decenas de oprimidas minorías étnicas yankees; y al minuto siguiente verse convertido en un engendro violento, provocador, bizarro, con la cabeza aprisionada entre gigantescas ubres femeninas, en una larga y lastimosa carrera para convertirse en Gobernador de California?

Bienvenidos a: “Detrás de las Cámaras: La ejemplar vida de Gary Coleman” (añadid musiquilla televisiva al gusto, preferiblemente tipo noticiario).

Gustosamente explicaríamos aquí aburridos datos biográficos pero esto es internet: si miles de horas delante de absurdos programas infantiles no les han convertido en imbéciles, conseguirán esa información tan deseada con facilidad (“busquen, comparen...” y por los dioses créanse todo lo que lean, siempre será mejor que las noticias de la tele). Nuestra intención es ir al meollo, así que si quieren saber cómo se llamaban sus padres, o si bajo esa ínfima estatura se esconde un anormalmente gigante pene estriado por venas del tamaño de tuberías del gas, esta no es su página.

Al tajo. El que fue uno de los niños prodigio de la TV de los 80 con la serie Arnold, ese personajillo odioso que llegó a España con las cadenas privadas, sus abultados mofletes y su aborrecible “¿de qué estás hablanduuu?" ("Whatchoo talkin' 'bout?" en el igualmente odioso original), se convirtió inexorablemente en uno de los reyes del merchandising (y a día de hoy aún continúa con un kostroso revival popero). Miles de fiambreras, chapitas, camisetas, pegatinas de “TeleIndiscreta” e insufribles gifs animados sacaban partido de su adorable jeta, haciéndolo omnipresente cual paradigma de una juventud cool que igual adora a (la mutilablemente insufrible) “Punky Brewster”, como aman los anuncios de las cajas de cereales.

Una prueba irrefutable de que El Coche Fantástico no era tan fantástico es esta, vean cómo no quiso hacer un favor a la Humanidad y atropellar por sorpresa a este par de mendrugos...

Pero mientras (casi) todos reíamos con su imagen pegada en nuestro chanante portamonedas playero, Gary no era un niño feliz: Exprimido por sus padres (ganaba 70000 dolares por episodio) y castigado por una enfermedad que no le permitía crecer.... (Para los morbosos: una nefritis por la que ya ha recibido varios transplantes de riñon, entre cuyos síntomas encontramos :

-Aumento o disminución en la producción de orina

-Fiebre

-Cambios en el estado mental, desde la somnolencia, pasando por la confusión hasta el coma

-Náusea, vómito

-Erupciones (en ocasiones)

-Hinchazón del cuerpo en cualquier zona

-Aumento de peso (por la retención de líquidos)

-Sangre en la orina y por supuesto una alteración del crecimiento al darse en edad temprana)

...Gary creció (es un decir), dejó de ser el “adorable” Arnold, y deambuló sin pena ni gloria por platós haciendo de sí mismo en penosos cameos, o en más o menos desafortunadas colaboraciones (“SFW”, “Matrimonio con Hijos” , Los Simpson, etc.).

Los éxitos no se sucedían en su carrera, ni tampoco en los juzgados si tenemos en cuenta que demandó a sus padres por 8,3 millones de dólares, y el 23 de febrero de 1993 finalmente consiguió sólo 1 millón y pico. ¿Pero qué es un millón de dólares para una superestrella? Pues más bien poco porque en 1999 se declaró en bancarrota y poco después, en noviembre de 2000 tuvo que afrontar una demanda por gastos hospitalarios de un cazaautografos que osó interrumpir a nuestro héroe mientras intentaba comprar un chaleco antibalas en unos grandes almacenes...

"Grave error", que diría el Sr. Schwarzenegger.

Estaba pues en esa carrera en barrena hacia los infiernos, prestando su voz a videojuegos y poca cosa más (viviendo aún de la caridad de una fama perdida en tiempos remotos) cuando se cruzaron en su camino los salvajes creativos de “Running With Scissors” sin lugar a dudas la compañía de videojuegos más aberrante de la historia, capaces de crear un juego en el que se puede asesinar a sangre fría con una escopeta (con un gato como silenciador) a lindas animadoras, mutilarlas con fruición y tras prenderles fuego a base de gasolina, apagar el incendio orinando sobre las cenizas. No es Delicioso?!

Pues fue dicha compañía la que lo sacó del triste ostracismo, la que lo catapultó de nuevo al estrellato mediático..., aunque fuera durante unos días, como mucho... Fue esta compañía la que le contrató para un breve pero intenso papel en el juego “Postal 2”. Allí, en el más sincero y abnegado homenaje que se le ha hecho nunca, se veía a su alter ego digital firmar libros en un gran centro comercial hasta que la multitud lo sacaba de sus casillas y, AK-47 en mano, masacraba impunemente al respetable... hasta que era abatido por la policía... ¿No es una maravillosa carta de presentación para un futuro Governador de California?

Porque fue ese pequeño papel, que le devolvió brevemente a la popularidad, lo que le permitió colarse en el concurso más absurdo de la historia de la TV. En el reality más repugnante desde que De la Cuadra-Salcedo se hartó de comer gusanos en el programa de Emilio Aragón. En el debate más surrealista desde el ya mítico “milenarismo” de Arrabal... Estamos hablando de "Who Wants to Be Governor of California: The Debating Game" un espantoso concurso en el que seis tristes perdedores (entre los que se encontraban Coleman, un artista pop, y una actriz porno) se peleaban por la donación de 21,200 dólares para sus campañas electorales en el estado de California del 2003.

Tras un bochornoso papel, nuestro pequeño Gary perdió ante los encantos de la pornstar Mary Carey, aunque eso no le impidió empezar de todas formas su carrera electoral.

Mary Carey y Gary Coleman, competición de Monstruos...

Pero, ¿llego nuestro minihéroe negro muy lejos en sus aspiraciones políticas? Pues después de numerosos actos electorales con mujeres cuyos pechos triplicaban el tamaño de su cabecita, de baños de masas y de alguna que otra manipulación demócrata de su inocente candidatura republicana, acabó retirándose ante la más sólida personalidad de la única gran estrella que le podía hacer sombra: el action hero por excelencia Arnold Schwarzenneger. ¿Difícil de rebatir, verdad?

Pues ahí estaba. Lanzado al estrellato de la popularidad de nuevo!!! Bueno..., quizá no. Desde entonces ha vuelto a pasear su negro culo por insulsos documentales sobre su vida, penosos cameos y un par de tristes peliculillas.

... ¿Duro, verdad? ¿Creen que es un asco de vida? Pues no es nada si tenemos en cuenta lo peor, lo que le marcará hasta que sus pequeños huesos descansen en el agujero: Por mucho que intente destacar, buscarse las vida, o incluso conseguir un feliz y confortable anonimato, por siempre jamás... se le confundirá con Webster, el otro gran pequeño perdedor!!!!!!!

"I parody myself every chance I get. I try to make fun of myself and let people know that I'm a human being, and these things that have happened to me are real. I'm not just some cartoon who exists and suddenly doesn't exist. " - Gary Coleman

____________________________________________________________

Special Guest Star perpetrado por el amigo Kuroi Yume, principal acusado en el batalla legal: Estado de los Aburrimientos Unidos contra "Tierras de Cinegafia". Sabemos que ganará...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres