Blogia
kostra

ZOMBALL ES ZOMBALL

Éramos 4 alrededor de la mesa y nuestros nombres eran innombrables. Creo que era martes, noche cerrada, como todas las que se precian de serlo. El alcohol corría a raudales y la medianoche había quedado atrás ya hacía rato. Los 4 los únicos en el garito, bueno, y también el camarero. Supongo que en circunstancias normales nos habría maldecido eternamente, pero éste estaba demasiado ocupado quitándose el flequillo de la cara como para ponerse a fabricar muñequitos vudú con nuestros ebrios rostros.

¿Han oído ustedes vez alguna hablar de la "nunquidad"? Bien, hoy no toca, todo a su tiempo, aunque ya les adelanto que la "nunquidad", así en simple, en frío y en esencia, es, en potencia y a priori, la imposibilidad tácita de toda realización y/o consecución... Nosotros estábamos pergeñando "proyectos nuncásicos" aquella noche, para variar y no perder la costumbre. Es decir, invertíamos horas de sueño y descanso en castigar nuestros hígados y dilapidar nuestras mentes ideando los más inverosímiles y desquiciados proyectos, todos ellos, sin excepción, condenados a no rebasar el estado de larva antes de convertirse en yerto feto abortado.

Pero habíamos comenzado la velada en serio, todo hay que decirlo, teníamos ya perfilados personajes y escenas para nuestro "JesuCristo SuperAcción", el corto que nos iba a abrir las puertas de la Fama eterna, el Dinero a espuertas y el Mujerío trotón. Pero entonces intervino la "Nunquidad"...

Una de las múltiples leyes no escritas de la "Nunquidad" dice que toda posibilidad es negada, o mejor dicho, "nuncada" por una nueva y nuncásica posibilidad; esto es, que todo inverosímil proyecto se vuelve "nuncásico", entre otras causas, porque aparece un proyecto mejor que lo desplaza al limbo de la remembranza moña, conteniendo éste último, a su vez, "la nunquidad" en semilla, es decir, latente, en espera de un nuevo proyecto "nuncásico" que se lo lleve para el otro barrio.

Pues bien, allí se fue nuestro "JesuCristo Mamporrero", el remake jolywudiense de nuestro clásico que habría protagonizado Chuck Norris si se hubiera podido dejae greñas a lo Camilo Sesto... mientras, nosotros nadabaríamos en la abundancia... Sí, allí se fue, al otro barrio, o la mierda, como prefieran, que para el caso es lo mismo. Y lo hizo, eso mismo, ser desplazado, "nuncado", o sea, porque a alguien, todavía no sé quién (¿acaso yo?), se le ocurrió mencionar el...

...¡¡¡ZOMBALL!!!...

¿Y QUÉ COÑO FUE ESO DEL "ZOMBALL"?

Amén de "el nuevo corto que nos iba a hacer probar de una puta vez las mieles del éxito y la barahúnda mediática", "ZOMBALL" era una bonita historia de terror urbanita...

Algún cabrón había construido un campo de fútbol en un cementerio indio... ¿o era al revés?... un cementerio había sido edificado sobre un campo de fútbol indio por algún hijolagranperra sin escrúpulos, con lo cual los zombis se levantaban de sus sepulturas y jugaban al fútbol... Simple, ¿no?; Descabellado, ¿eh?; Estúpido, ¿que no?... pues sí, bastante simple y descabellado y estúpido todo ello, pero aquella mierda funcionaba, porque no saben ustedes la de carcajadas que nos llegamos a marcar, ya del todo kurdas, mientras el de la barra seguía arreglándose los pelos.



Las escenas se sucedían por sí mismas, en realidad nosotros no hacíamos nada, nuestras lenguas y gaznates se dejaban llevar por lo podrido de nuetros cerebrossss... Al principio fueron unos vivos que iban a echar un partido nocturno (sic) en plan "Días de Fútbol", y de repente los zombis se levantaban de sus tumbas y hacían corrillo en plan "Thriller"; después unos y otros se retaban a un match a vida o muerte (juas) en plan "Evasión o Victoria"... pero luego, qué coño, prescindimos de los vivos, ¡que os den, carne cruda y sonrosadita!... y decidimos que esto era cosa de muertos. Así que los muertos se pusieron a jugar al fútbol entre ellos...

De ahí se explica, claro está, pues eso... el ZOMBALL...



Algunas de aquellas imágenes perduran todavía en mi psique maloliente e hipertrofiada... El guardameta zombi que paraba el gol que iba a entrar derechito por la escuadra en el último instante, como en "Oliver y Benji", parando el esférico con su siniestra extremidad, previa y alevosamente arrancada por su diestra con el fin de llegar a tan difícil disparo... La pierna clavada en el césped, justo al golpear la bola, mientras el resto del zombificado jugador salía despedido hacia delante... dos zombis rivales disputando con sus testas podridas un balón alto, a su vez también él una podrida testuz, y del golpe, como resultado, tres cabezas desdentadas rodando por la agricultura... los 11 contra 11 remeurtos, arrastrándose, zigzagueando lentos y torpes en pos de una cabeza muerta y caprichosa, bamboleante cual patata mohosa, y gritando cosas como "arghhh", "urghhh", "doloooorrrr", o "¡aquí!, ¡aquí!, ¡estoy solo!, ¡¡¡no me marca nadie!!!"...

Al Final, claro está, ante tamaña rivalidad deportiva, ambos contendientes acabarían resolviendo las faltas, los córners y los fueras de juego a base de arrancarse los miembros y comérselos los unos a los otros, así al menos hasta que solo quedase uno, que sería precisamente el que se llevase el balón -o el cabezón- a la caja...

... como diría e maestro Menotti... El Zomball tiene estas cosas... EL ZOMBALL ES ANSÍ...
______________________________________________________________



Al día siguiente de esta nuncásica Obra Maestra en Ciernes del KostroSéptimo Arte jamás nada supo el mundo (hasta hoy), ni mucho menos sus 4 paridores, entre ellos, El Vaugan, sacrosanto varón escribidor de estas letras, y El Garabatos , ideador del original y nuncásico y defenestrado "Jesucristo SuperAcción", y también hoy kostrogarabateador de las sendas ilustraciones ilustradroras de estas letras.

Aprovechando su aparición por primera y no última vez en la VideoArenA como "Colaborador Externo" o Special Guest Star, os aconsejo encarecidamente su recién zombificado blog garabateador, Garabatos. ¡Pasarsus todos pero ya!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

El Vaugan -

Estoy en ello, Tete, estoy en ello :(

Gracias por seguir pasándote pr aquí a pesar del aburrimiento.

El Tete -

Chavalotes, o actualizamos o me aburro!!!

El Vaugan -

Esto... ejem... ¿cómo demonio llegaste aquí?... Arghhh, estoy perdido, el círculo se cierra...

Tienes razón, Kamikaze, se me olvidó el plano-pelota zombi, directo heredero de la "Dark Star" Carpenteriana, y es que ya sabes que para según qué cosas (la mayoria) soy un caso perdido ;)

Un saludo.

Kamikaze Cowboy -

Aquella noche fue enorme. Te has olvidado de comentar aquel plano John Carpenter que comprendia la imagen subjetiva desde el balon (.sic)

Alice -

Encarnizado. A vida o muerte, ¡ay! no, si acaso a muerte o muerte.
Que gran momento de humor ¬¬.

El Vaugan -

Ifrit, nosotros no teníamos constancia creo de esta peli (aquella noche fue ya hace más de dos años), pero ya se sabe, Dios es ubicuo y omnímodo, lo cual quiere decir que el Tostón de s hijo puede inspirar pústulas en todas partes.

Komanche tiene razón, nuestros medios hubieran sido de pena, pero precisamente por eso nuestro increíble talento habría sobresalido de entre la roña como oro macizo de entre el lodazal pestilente.

komanche -

Yo creo que la principal ley no escrita de la nunquidad es aquella que dice que una vez acabado el proyecto nunquido (principalmente esbozado en alguna servilleta de algún tugurio aceitoso) se ha de pasar al esfuerzo físico.

Respecto a la comparación de Jesucristo Super Acción y Jesucristo Vampire Hunter, conociendo los recursos de los que podrían disponer el Garabatos y cía le puedo decir que sería como comparar el PIB de Somalia con el de Japón respectivamente.

Saludos a todos

ifrit -

Vuestro Jesuscristo SuperAcción era algo parecido a esto?
http://goremania.bitacoras.com/archivos/2005/09/24/jesucrito_cazavampiros
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres