Blogia
kostra

Roger Mortis Vs. Vincent Price

Viendo los últimos posts y comentarios de este tugurio empieza uno a darse cuenta de algo que ya se veía venir, y es que El Vaugan se ha apuntado a este carro(mato) única y exclusivamente para ligar... y si no, al tiempo...

Menos mal que todavía los habemos que no hemos olvidado que aquí estamos para hablar de películas de mierda y cultura de derribo, así que al tajo...

ESTAMOS MUERTOS... ¿O QUÉ?, (Dead Heat), USA, 1988, 84m

Dirección: Mark Goldblatt; Guión: Terry Black; Intérpretes: Treat Williams (Roger Mortis), Joe Piscopo (Doug Bigelow), Vincent Price (Arthur P. Loudermilk), Darren McGavin (Doctor Ernest McNab), Lindsay Frost (Randi James), Clare Kirkconnell (Rebecca Smythers)



                             "ESTAMOS MUERTOS... ¿O QUÉ?"


Extraña y resultona mezcla de "Action BuddyCop-Movie" y "Comedia Zombi" (las categorías me las acabo de inventar por el puto morro), "Estamos muertos... ¿o qué?", es otra de esas desconocidas peliculejas ochenteras que no deberías haberte perdido en su momento, y que todo buen aficionado al fantástico en general, y a la kaspa en (muy) particular, no debería dejar de ver, todo y que un segundo visionado en menos de un lustro no se me antoja del todo recomendable... Allá vosotros.

Un par de polis, Williams y Piscopo, investigan por qué tuvieron que gastarse la mensualidad en munición para dejar fuera de combate a unos atracadores que tenían pinta de padecer psoriasis, lepra, o algo peor. La forense, Kirkconnell, novia de Williams, les saca de dudas; ya estaban muertos, o sea que eran muertos vivientes, zombis ladrones, vaya, de modo que la cosa se pone peliaguda. La pista les lleva a unos laboratorios farmaceúticos que han desarrollado una máquina resucitadora, y claro, no están dispuestos a compartirla; la segunda ensalada de hostias de la peli se salda con un monster/zombi de tres narices y dos caras re-muerto y un poli, Williams, qué para mayor pitorreo se llama Roger Mortis, traspasado al otro barrio.


                         "EL ZOMBI QUE YA SE LO OLÍA TODO..."


No se les ocurre otra cosa, a su compañero y a su novia, que ponerlo en la máquina y, sin leerse el libro de instrucciones ni nada, resucitar al poli/novio fiambre, encontrándose con que sí, que está consciente de nuevo y no ha perdido un ápice de su personalidad, pero que sigue más muerto que Elvis, y que además, como todo cadáver que se precie, está en vías de descomposición. Así que tienen apenas unas horas para llegar al fondo del asunto y encontrar al responsable antes de que el tío se pudra del todo y los gusanos se lo coman enterito.

                 "TENGO QUE IR A LA PLAYA, QUE ME DE UN POCO EL SOL"


Y resulta que al final, detrás de toda esta trama de zombis, el responsable de todo, era nada más y nada menos que el gran Vincent Price, en una de sus últimas interpretaciones, que con la excusa de la máquina zombificadora quiere quedarse con las fortunas de sus amiguetes multimillonarios, pero no consigue salirse con la suya porque llega Mortis, ay, en las últimas, todo podrido, uzi en mano, y se lía a tiros con todo quisqui. A todo esto, su compañero, al que tambien habían liquidado y posteriormente resucitado, se le une, y juntos mandan a Price y a su máquina, y a los viejos ricachones, a tomar viento; al fin el mal ha sido vencido, y a nuestros dos compañeros sólo les queda ya esperar que los gusanos se los vengan a merendar...


                     "AQUÍ ESTÁ HABIENDO HONDONADAS DE HOSTIAS..."


A REIVINDICAR:

- La escena, verdaderamente impagable, en que nuestros dos amigos son atacados en un mugroso restaurante chino por toda una horda de comestibles recién resucitados; patos a la pequinesa, pollos al chilindrón, cerdos al ajillo, y un buey descabezado y muy cabrón, y que es todo un guiño a esa joya del fantástco moderno llamada "Golpe en la Pequeña China", del maestro Carpenter. De locos.

- La descomposición de la zombi infiltarda, Lindsay Frost, en cuestión de segundos (con unos FX realmente potentes y conseguidos), y cómo finalmente su calavera, que rodó al suelo tras desgajarse del tronco, ojo, pronuncia (con las cuerdas vocales que se dejó en el cuello, supongo): "Lo siento, Roger... Por favor, perdóname..." Me meo.



- Como siempre, Vincent Price...



- El título español, por una vez, mucho más apropiado, y molón, y cachondo, que el original.

- El diálogo final en el que Williams y Piscopo, una vez alcanzada su venganza, muertos y en rápida descomposición, se alejan entre tinieblas, como amigos hasta (y en) la muerte, comentando lo siguiente:

Williams: - "¿En qué te reencarnarías, en artista, sabio, o jefe de estado?
Piscopo: - Francamente, quisiera reencarnarme como sillín de bici de chica...
Williams: - Sabes una cosa... esto podría ser el fin de una hermosa amistad...
Muérete Bogart.

- El director de todo esto, Mark Goldblatt, fue montador de "Terminator", y cabe decir que se nota, y mucho, viendo las pintas que le pone al protagonista en las escenas finales. Ya sé que las comparaciones son odiosas pero...


                                    "ROGER MORTIS"



                                 "SCHWARZENATOR"


En resumen, que está de buen ver la peli, porque hay humor y hay tiros, buenos FX, mucha sangre y vísceras, y encima no te aburre... vamos, que hoy día ya no se hacen mierdas así...

____________________________________________

Brandelmosca


Casposidad ochentera sacada del baúl de los recuerdos por Brandelmosca
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Jack Tatum -

La escena de los pollos es impagables, ¡qué gran pinicúla!

El Vaugan -

Pensábamos que en materia de zombis no había secretos para ti, quirida pauli, pero ya vemos que vas a tener que seguir viniéndonos a ver durante bastante más tiempo, y nosotros que nos congratulamos. Un saludo.

pauli -

joder, no tengo ni puta idea de la existencia de esta pelicula, sin duda espero que mi estimado y amantisimo Migrañas Rivok la tenga en su poder y me haga el honor de enseñarmela algun dia.

Brandelmosca -

Sí, Viru, la escena de la descomposición y la del ataque en el restaurante chino me parecen de antología.

Y esta frase de Piscopo, en mitad de un tiroteo, también debería serlo:

"Recuerdas cuando las armas mataban a la gente?"

Sin comentarios.

un saludo

Viru -

Hombre, no se crean, que la peli tuvo su tironcillo y la dieron mil veces en Antena 3. Me encanta también la escena de la descomposición.
A Treat Williams le pueden ver barbudo y padre de familia en la serie esa de Everwood, que dan los domingos.

Brandelmosca -

Sí, lo de Mortis es la leche, y la cara se le queda al final es la pizza!

En cuanto a lo de los comestibles asesinos la diferencia creo que radica, pienso, en que mientras los de "El Secreto de la Pirámide" eran "alucionaciones endrogueriles", los patos y pollos cabrones de "Estamos muertos o qué" eran de verdad, y tenían hambre los jodidos ;)

Borja -

ese "Roger Mortis" tiene que ser el mejor nombre del mundo, supera incluso al Louis Cypher de "El corazón del ángel", claro que esa era una peli seria y da más risa por eso...
Y eso que dices de los comestibles asesinos, ¿no recuerda más a la nevera alucinógena de "El secreto de la pirámide"?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres