Blogia
kostra

ALATRISTE: Qué Vuelo Más Triste



Hoy, en MainstreaM: "ALATRISTE"

 

 

Como todo el mundo, hasta el apuntador, se había quedado sobado con "Cronenberg Dormidina", es decir, "Una Historia de Violencia", Viggo Mortensen, pedazo de incauto al que no avisaron que todo actor que trabaja con Cronenberg acaba un poco más pallá que pacá, tocado del ala, en suma, dijo: "¡MIERDA!, estoy perdiendo caché, así que necesito algo de ’acción’", y así fue como pasó de estar algo tocado del ala -por lo de Cronenberg- a convertirse en Alatriste, lo que fue algo así como tirarse en plancha de Guatemala a Guatepeor, pues no en vano es salir del fuego cronenbergiano "de auteur" a las brasas del cine español en general, y caer en las de garras de Agustín Díaz Yanes en particular, de quien, viendo lo visto, tal vez "no deberíamos volver a hablar hasta que hubiese muerto", pardiez, y aún entonces me parece que tampoco. El caso es que Mortensen se avino al trato pero con una condición: a mí no me dobla ni Dios, y no se refería a las escenas de acción, no, el muy cabrito, sino a la voz, tras los cual Díaz Yanes barbotó: "¡MIERDA!", puesto que el castellano que el Mortensen -actor- le encasquetó al pobre Alatriste -personaje- fue tan "marciano", tan "twilight zone", tan de otro mundo, vamos, que dudo mucho que castellanoparlante alguno en la historia haya hablado así en esta península, ni lo haya de hacer jamás. Pero la cosa estaba hecha, los muchos dineros gastados, y, como hubiera dicho el propio Hernán Cortés: "¡MIERDA!, ¡las naves todas ardidas!", así que ya no hubo vuelta atrás: El Cine Apañó se había embarcado en su Más Ambiciosa y más Cara Travesía, sin saber, inconsciente, que iba a terminar peor que la del Titanic. En el entretanto, en la sombra, el tal Pérez-Reverte se frotaba las manos y sufría de poluciones nocturnas sólo de pensar en los dividendos que se iba a embolsar en derechos de autor. Y como bien sabido es que quien mucho abarca poco aprieta y sobre todo en España “Pa chulo yo y olé mis cojones”, alguien pensó que lo mejor que podía hacerse con el tal Alatriste, era, no sólo contar sus cinco novelas, cinco, de una sola tacada, sino hasta mostrar su muerte, -todavía por escribir-, pensando que si ya nos había costado lo nuestro conseguir todos aquellos maravedises para una sola película, si dejábamos el personaje a medio explicar, ¿cómo diantre íbamos a hacer luego para pescar a otro tunante que nos hiciese de mecenas en hipotéticas secuelas? Conque en lugar de dedicarse a rodar una película, Díaz Yanes, se dedicó a rodar lindas postales, tal que éstas:

Postal nº 1: “Hola amigos, soy Alatriste. Aquí estoy en Flandes y calado hasta los huesos. Éstos de al lado son el Noriega, que es un caguetas y no sirve para esto -de hecho hasta huele ya a ¡MIERDA! y todo, el condenado-, y el Balboa padre, que es un vasco cabezón al que ya mismo se lo van a cepillar los “tulipanes”, y por su culpa, la de los tulipas, quiero decir, me va a tocar acarrear toda mi puta vida con el mostrenco de su hijo. Esta postal la enmarcaremos como “La Encamisada”, y si queréis saber exactamente qué carajo es eso léeros “El Sol de Breda”, que no hay metraje para pararme a explicároslo".

Postal nº 2: “Hola amigos, soy Alatriste de nuevo. Aquí estoy en Madrid, salvando de la muerte al heredero de la Corona de la Pérfida Albión (Inglaterra, vamos), que hasta hace un momento, el muy inglés, no hacía más que gritar ¡SHIT!, ¡FUCK!, ¡SHIT!, cagado de miedo porque se estaba sintiendo roer los huevos por las fauces de la Parca. Con este acto acabo de granjearme de por vida el odio de un italiano silbador que responde al nombre de Malatesta, el de un cortesano cabrón al que llaman Alquézar y el de un fraile mujerón que firma como Bocanegra. Esta postal la titularemos "¿De qué cojones va esto?", porque si queréis saber qué diantre está pasando y por qué estos tres me la van a tener jurada el resto de mis días tendréis que leer "El Capitán Alatriste", que ahora no me puedo detener con zarandajas".

Postal nº 3: "Hola amigos, Alatriste al habla. Aquí estoy en Flandes de nuevo y, como suele ser menester, nos están dando por el culo pero bien: tanto los de fuera como los de dentro, es decir, que no sólo los tulipanes se han empeñado en no dejarnos entrar en Breda y pasarla a cuchillo, sino que nuestros propios oficiales nos ordenan, vaya ¡MIERDA!, y sin haber cobrado todavía la paga encima, a cazar "tulipanes-rata" a las "caponeras", que son como los túneles que hacían bajo tierra los "charlis" en Vietnam pero tres siglos antes. Para más detalles sobre la hijoputada que supone que te manden a las caponeras, ya sabéis, consultad "El Sol de Breda", que ahí está todo, y de paso sabréis por qué al principio Velázquez me pintó en su cuadro "La Rendición de Breda", pero luego le dijeron que me borrase de él ipso facto, puesto que un servidor ya no era políticamente correcto en la Corte debido a cornúpetas motivos que se sabrán en la quinta postal. A esta postal le pondremos "Cagüendios, Siempre a Nosotros Nos ha de Tocar".

Postal nº 4: "Hola amigos, vuestro Alatriste anda ahora en Sevilla abordando un barco "tulipa" y pisando mucha ¡MIERDA! porque alguien nos ha traicionado, vendido, el muy Judas, y a punto estoy de que me dejen listo de papeles. Y total para qué, para robarle su carga de oro y entregársela al estúpido lelo de mi Rey. ¿A que soy gilipollas? Pues sí, un rato, la verdad. Esta postal se intitulará "Alatriste, Pardillaco de los Mengues", y si queréis saber por qué, para más inri, luego va el Rey y me regala un collaraco de oro -que ya lo quisiera para sí el Berrakus- a cambio de haberle espantado la caza, leed "El Oro del Rey".

Postal nº 5: "Hola amigos. Alatriste en persona, o sea yo, y aquí me tenéis de nuevo en los Madriles, enchochado y pitotieso por la Ariadna Gil, lo que no deja de evidenciar mi gilipollismo integral, voto a tal. Da la casualidad de que a la tal Ariadna, el rey, mi lerdo y amado Rey, también se la quiere tirar, y ella, ¡MIERDA!, lo consiente, la muy zorra, porque es más puta que las gallinas. Aquí podéis ver cómo todo el jodido mundo viene a por mí; Malatesta, Saldaña, Noriega, Bocanegra, Alquézar, y hasta la Menina del Velázquez. Como sé que muchos de esos nombres ni siquiera os suenan ni mucho menos sabéis a cuento de qué vienen sus iras hacia mí, no os quedará más remedio que leeros "El Caballero del Jubón Amarillo", porque llevo ya dos horas de metraje, tres estocadas en las carnes y cuatro patadas en el culo, y me queda aún la batalla final. A esta postal la llamaremos "La Cornamenta no me Sienta tan Bien".

Postal nº 6: "Hola amigos, Alatriste se despide desde aquí, desde Rocroi, Francia, más viejo y cascao que la trócola de un 2CV y puteado como siempre, como buen soldado español. Los gavachos son muchos y nosotros apenas somos una ¡Mierda!; cagarro de Tercio al que todo el mundo ha dejado tirado, ya que por lo visto en Las Españas ya se pone el Sol y de ahora en adelante todo el mundo nos va tomar por el pito del sereno. Se nos van a ventilar dentro de nada, a mí el primero, claro está, aunque si queréis saber las circunstancias exactas en que me van a dar pasaporte para el otro barrio habréis de esperar a que Pérez-Reverte escriba el último libro de mi saga. Esta postal la dejaremos para la posteridad, claro está, como "Dados por el Orto y sin Vaselina".

Y así fue como el Díaz Yanes de las narices, una vez tuvo todas sus postalitas, por aquello de ahorrar cuartos, en lugar de contratar guionista y montador, cogió pluma y pegamento "imedio" y las encabalgó una encima de la otra en un álbum precioso y muy chulo, y cabe reseñar que tuvo buen pulso, el menda, porque le quedaron todas rectitas e impecables, aunque, eso sí, la experiencia era algo similar a mirar un cuadro de Kandinsky en El Prado y acto seguido gritar "¡No entiendo una MIERDA!", si antes no te has leído "De lo Espiritual en el Arte", que si no no cuescas nada de nada, y aun así muchas veces tampoco. Luego llegó el día del preestreno al que asistieron muchas gentes de bien, y de dineros, y de poder, y de política, de dar por el culo al pobre en definitiva, y todos, del primero al último, se guardaron cabronamente para sus adentros el (¡VAYA MIERDA!) para no arruinar el taquillazo, e incluso hasta el Reverte, siempre tan outsider él,  salió a la palestra diciendo que vaya joya, vaya joyita, sí señor, menudos monstruos el Mortensen y el Yanes, que lo han clavado, joder si lo han clavado, más que nada porque su reciente "Pintor de Batallas" había naufragado estrepistosamente, más aún que su "Cabo Trafalgar" -que no es poco decir-, y no era cuestión de tirar por la borda la ingente cantidad de pasta que había en juego. Total, que llegó el día en que los simples mortales: cajeras, dependientes, mecánicos, panaderos, carteros, oficinistas, paletas, barrenderos, sexadores de pollos, farmacéuticos, vendedores de crecepelo, etc... ésos mismos a quienes las gentes que acuden a los preestrenos nos la meten cuadrada día sí y el otro también por el ano, pudimos ver la dichosa película del Alatriste... esto, perdón, quise decir, el Álbum de Postales del Alatriste, y no nos hizo falta llegar ni a la mitad del volumen para gritar, pulmón en grito: "¡VAYA PUTA MIERDA!", pues no en vano, bien sabido es, la plebe somos siempre mucho más prosaicos que los hideputas de alta alcurnia...

Y ya está, así acabó "Alatriste", en naufragio, el verdaero "Trafalgar" del Cine Patrio; un Vuelotriste y de parca duración, no en vano las alas con las que lo dotaron estaban hechas, ya desde el incicio, de auténtica ¡MIERDA! y ¡NI PUTA LA IDEA! de cómo hacer cine. Y es que ya sa sabe, puestos a hacer grandes producciones eurepeas, los gavachos hicieron "Cyrano de Bergerac" y "Juana de Arco"; los ingleses "Enrique V"; "El Gatopardo" y "Novecento" los italianos... y nosotros... nosotros, los españolitos... pues... pues "esto", esta "¡MIERDA!".

___________________________________________________

 


Crítica MainstreaM excretada por Digesivo Rennie , más luenga de lo habitual debido al ataque de rabia que le entró, que había que verle los espumarajos borboteándole por las comisuras de la boca, al pobre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Digestivo Rennie -

Ese gen existe, créeme, pero lo que no sé es a qué es debido que en nuestros "cineastas" esté tan hiperdesarrollado. Saludos y gracias por comentar.

pablito -

Si es que el cine español macho...No sé si será verdad que todo es culpa de que está subvencionado y que si tuvieran que vivir de la taquilla se espabilarian un poco o de que tenemos el gen español de la inutilidad cinematográfica. No consigo decidirme.

Digestivo Rennie -

Vuela, Triste, vuela...

:)

zeppelin -

Sí señor,

Colección de postales.
¡Qué manera más realista de describir ese esperpento de película o más bien magnífico truño del Diaz Yanes ese! Seguro que les dan unos Goyas a esa panda de amiguetes.

Digestivo Rennie -

Muchas gracias Hellpop, sobre todo por lo de "sincera", yo siempre lo mantuve, le dije a mi madre que no había sido yo el que le había robado el billete de 500 pesetas, que había sido mi hermana, pero nunca me creyó. Desde entonces tengo trauma y sólo puedo decir la verdad y lavarme las manos en urinarios públicos.

Saludos.

Hellpop -

Creo que esta es la más genial y sincera crítica de todas las que que he leído de Alatriste, nuestro verdadero esperpento patrio (nada que ver con Valle-Inclán, que más quisiera Díaz Yanes).

Digestivo Rennie -

Ya debería usted saber, amigo Trent, que a mí las películas MainstreaM siempre me parecen algo PEORES que a la mayoría, y que por eso siempre he de estar tomando "Digestivo Rennie", o Almax en su defecto, para poder digerir tantan basura sin que el estómago se me queira llevar para el otro barrio.

Saludos.

John Trent -

Hombre, a mi no me parecio TAN MALA como comentas, pero si que es cierto que es fallida y que no les ha salido bien el intento a los españoles de hacer "la superproduccion epica definitva", al tiempo que tiene momentos aburridos y que la narracion no lleva a ninguna parte.

Saludos.

Rosenrod -

Expresivo y contundente, sí señor. Y con verdades como puños.

Un saludo!

Raúl Alejandro -

Chacho, qué catarsis ;-) Voto a tal que es mejor leer este texto que ver la película. Te explica lo mismo, y encima te ríes un buen rato, que no es poca cosa en los tiempos de MIERDA que andan.

Un saludo

M.A Berrakus -

Jajaja.
Muy buena. Cuénta bilis, amigo.
Por lo menos el menda tiene más pulso para pegar las postalitas que nuestro teniente con los Kostro-cromos.
Ni hablar de ir a ver esa mierda.

Irene Adler -

Yo que iba tan contenta con mis palomitas...
¡¡¡VAYA MIERDA!!!
Siempre me quedará el consuelo de los libros para olvidar el horrible acento castellano-porteño del prota.¡¡Qué decepción Señor!!

kuroi_yume -

plasplasplasplasplas!
Se puede decir con menos palabras, pero no menos inspirado.

No he leído los libros (el pájaro de mal agüero del Reverte me da mal fario), pero intuía todo eso de las postalitas. Gracias por la aclaración, me sentía estúpido pensando que cientos de imbéciles que permanecían callados en la sala (por una puta vez en su miserable vida!!) entendían más que yo aquella bazofia...

cHuS -

Voto a Dios si no está en lo cierto, exxccelennccia...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres